Tú eliges Capital SimCity Capital Sims Capital Spore
Capital Spore

Terriblanos, los matones ciegos

Escribe la historia de tu especie, desde sus inicios hasta las aventuras galácticas.

Moderador: Equipo moderador [CSP]

¿Qué os parece mi historia?

¡Rotundamente genial!
4
40%
Me gusta mucho
1
10%
Me gusta
2
20%
No está mal...
0
No hay votos
No cumple mis amplias expectativas
1
10%
Es pésima
1
10%
¡La odio!
0
No hay votos
¡Vuélvete a la SporeWikia, tío cansino!
1
10%
 
Votos totales : 10

Terriblanos, los matones ciegos

Notapor Coegho » 13 Abr 2009, 12:47

Pongo aquí el comienzo de mi historia...

Terriblanos, los matones ciegos
La especie corrupta

Cuenta la leyenda que, hace millones de años, en una lejana y oscura galaxia, de un apartado planeta surgió un mal que exterminaba todo lo que caía en sus manos, y nunca cesaba de alimentarse de la destrucción que causaba. El planeta en cuestión era un planeta cubierto de hierbas rojizas y aguas purpúreas, cuya simple imagen causaba una desconcertante sensación de peligro. Este planeta poco atractivo estéticamente veía compensado su aspecto con una rica fauna: animales de todo tipo habitaban como podían en aquel páramo alejado de cualquier civilización inteligente. Todos convivían de manera más o menos pacífica, alimentándose de vegetación y frutas, o en ocasiones recurriendo a la caza; pero siempre respetando un ciclo ecológico estable.

Este ciclo parecía que iba a durar eternamente, hasta que de pronto, una criatura relativamente primitiva comenzó a demostrar sus capacidades. Estas criaturas, conocidas como matones cegatos según los mitos, reciben este nombre debido a su ausencia de ojos. Sin embargo, a pesar de esta notable disfunción, esta especie siempre se ha visto compensada ampliamente con otras capacidades: enormes y potentes fauces, piernas robustas (de número impar), alas resistentes, un fino oído y tacto, y una habilidad destructiva envidiable.

Los matones cegatos, una vez completaron su ciclo evolutivo, se dedicaron durante años a exterminar otras especies de forma progresiva. La piedad y la compasión no caben en la mente de esta bestia. Los matones cegatos no necesitaban tener hambre: exterminaban por placer, por demostrar su superioridad. Aunque los matones cegatos no tuvieran ojos, su aguda astucia les permitía superar criaturas mucho más grandes que ellos.

CRE_matón cegato-07f33184_sml.jpg
Matón cegato como criatura
CRE_matón cegato-07f33184_sml.jpg (47.25 KiB) Visto 2466 veces


Cierto día, un matón cegato especialmente espabilado golpeó unas rocas con el cuerno de su hocico, causando chispas que provocaron un pequeño fuego. Los demás matones de su manada, impresionados por semejante hazaña, siguieron sumisamente a este revolucionario espécimen, que dirigió al grupo con inteligencia. Tras abandonar las antiguas cuevas donde habitaban, formaron unas cuevas artificiales, con trozos de madera, empleando únicamente su inteligencia grupal y sus mandíbulas (la parte de su cuerpo más desarrollada). Sin embargo, cierto día, este grupo se encontró con unos competidores: una extraña especie de reptiles tricefálicos (que parecían especialmente inteligentes), que habían aparecido cerca de un extraño objeto metálico y humeante empotrado en el suelo.

Ni que decir tiene que en cuanto los matones cegatos conocieron a estas criaturas decieron eliminarlas, ya que representaban una amenaza para su supremacía natural.

A pesar de que los matones no dejaban de ser simples animales, estaban ligeramente más desarrollados intelectualmente que los otros, desarrollo que sólo se mostraba cuando actuaban en grupo: un matón solo no es más inteligente que un perro. Durante miles y miles de años, estos matones privilegiados y superiores a los demás aprovecharon esta circunstancia para desarrollar su pequeño poblado, y convertirlo en una gran civilización que cubrió todo el planeta. Sin embargo, seguían siendo unos brutales y violentos bárbaros. Esto afectó al planeta completo: casi todas las especies animales se extinguieron, y sólo sobrevivieron 9 clases de criaturas (ya que fueron criadas en granjas para obtener alimento). Se sucedieron unas continuas divisiones y guerras entre ciudades de matones, y finalmente una de las civilizaciones destruyó a todas las demás. Para distinguirse de los burdos animales que habían dejado atrás, decidieron nombrar su especie:. Su planeta pasó a ser llamado Terribla, y por lo tanto su especie era la de los terriblanos.

Un fatídico día, un grupo de investigadores terriblanos encontraron el antiguo objeto metálico que sus antepasados habían visto antiguamente. Lo extrajeron del suelo y lo estudiaron. Tras hacerle unos pequeños ajustes, descubrieron que se trataba de un vehículo, un vehículo aéreo. Los terriblanos ya poseían vehículos, pero ninguno con la tecnología que éste presentaba. Decidieron remodelarlo (quitando los inútiles cristales y añadiendo sensores acústicos, por ejemplo). Finalmente, no se parecía en nada al anterior modelo. Un capitán, conocido por su valía y su crueldad, se subió al vehículo (bautizado como Terror Nocturno), y emprendió un viaje al exterior del planeta. Si existía algo ahí fuera, ellos iban a verlo... y juzgar si debía seguir existiendo.
Adjuntos
matón cegato.png
Descargable de matón cegato
matón cegato.png (24.7 KiB) Visto 2466 veces
Terror nocturno.png
Terror nocturno, la nave de los terriblanos, descargable
Terror nocturno.png (22.67 KiB) Visto 2466 veces
Avatar de Usuario
Coegho
Ciudadano
Ciudadano
 
Mensajes: 334
Registrado: 14 Dic 2008, 22:29
Género: Hombre

Re: Terriblanos, los matones ciegos

Notapor Coegho » 03 May 2009, 22:23

El mal creciente

Tras algunos años de pruebas con la nave, los terriblanos decidieron enviar a su capitán más allá de su sistema estelar. Tras búsquedas que sólo lo enviaron a planetas rocosos y estériles, encontraron uno que parecía apropiado para la vida. El capitán terriblano decidió acercarse a él. Pero, en cuanto lo hizo, un extraño aparato de la nave (que no habían descubierto para qué funcionaba, pero decidieron dejar ahí por si luego resultaba útil) comenzó a vibrar y emitir sonidos. El capitán se acercó y lo cogió con los dientes. En cuanto lo hizo, el aparato se encendió y pudo oírse:
-Aquí el Imperio Humanoide. Identifícate, nave desconocida.
El terriblano se alarmó al notar unos gruñidos salir de aquel extraño aparato, gruñidos que él reconoció como de su propia especie. Lo que el terriblano tenía en sus manos era un traductor universal realmente complejo, fruto sin duda de la ingeniería de las hidras. El capitán decidió responder.
-Soy capitán del Imperio Terriblano. ¿Quiénes son el Imperio Humanoide?
-Ah, ¿sobrevuelas nuestro planeta y ni siquiera nos ves? Realmente patético. Si no puedes ver a nosotros, tampoco podrás ver la gloria de Spode.

humanoide (1).png
El Imperio Humanoide, grandes enemigos de los terriblanos (descargable)
humanoide (1).png (24.46 KiB) Visto 2466 veces


El terriblano no sabía quién era el tal Spode, pero no le agradaba el trato que estaba recibiendo. ¡Había vida en otros planetas, y vida hostil, nada menos!
-Aquí capitán del Imperio Terriblano. Nadie insulta a un terriblano y sobrevive para contarlo. ¡Preparaos para ser aniquilados!
Y dicho esto, el capitán se acercó al planeta del que venían las emisiones, dispuesto a destruir a todo aquel que le hiciera frente. Pero lo que encontró le hizo dudar; un ejército de pequeñas naves espaciales, todas preparadas para la batalla.
Tras unos minutos de intenso bombardeo, el capitán se vio forzado a abandonar el planeta. Se dirigió de nuevo a Terribla.

-Majestad, las criaturas que he encontrado, el Imperio Humanoide, nos superan en tecnología. Aunque físicamente seamos claramente superiores, no podemos enfrentarnos a sus armas.
-Tendremos que ser más diplomáticos entonces -respondió el monarca-. Buscaremos otros imperios con los que negociar, y cuando alcancemos su nivel... Descubrirán que no es prudente atacar a un terriblano.

Han pasado cincuenta años. El Imperio Terriblano ha mejorado exponencialmente desde que llegaron al planeta de los humanoides, debido al contacto amistoso con otras culturas. El Imperio Humanoide ha sido destruido hace tiempo. Actualmente los terriblanos son la mayor potencia conocida a este extremo de la galaxia.

Una vez derrotado su principal enemigo, los terriblanos decidieron explorar el universo en busca de enemigos. Fueron exterminando todas las civilizaciones con las que se iban cruzando, y dejando una estela de muerte y destrucción a su paso. Su imperio se extendía por cientos y cientos de planetas.

Incluso su apariencia había cambiado: las influencias culturales de otras especies cayeron sobre ellos, y por cada alianza que formaban añadían una prenda de las vestimentas de sus aliados a su en principio nulo uniforme.

Durante uno de los viajes de un grupo de naves terriblanas, recibieron una extraña señal no vista hasta ahora. Se habían alejado mucho de Terribla, y estaban en una zona aún sin investigar.
-¡Alto! ¡Identificaos, intrusos!
Los terriblanos, sorprendidos al encontrar vida inteligente en una zona tan turbulenta de la galaxia, respondieron.
-Somos representantes del poderoso Imperio Terriblano. ¿Quién pregunta?
-Muchos imperios se creyeron poderosos al encontrarse con los Grox. Ahora ya no queda ninguno.
¡Los Grox! Los terriblanos habían oído hablar acerca de ellos, pero pensaban que se trataban de una mera leyenda.
-De modo que sois los Grox... Hemos oído hablar de vosotros. Suponemos que sois unas criaturas fuertes y poderosas.
-¡Todo el mundo ha oído hablar de los gloriosos Grox! Vivimos destruyendo a las débiles especies inferiores de esta galaxia. ¡Como criaturas robotizadas, somos enormemente superiores a esos estúpidos animales que se consideran inteligentes! Como bestia basada en carbono, dudamos que continúes existiendo mucho después de esta conversación. ¡Largo de aquí, adefésico intruso!
Los terriblanos quedaron fascinados con esta especie. Pronto se dieron cuenta de su enorme poder, y su ingente cantidad de planetas. Su crueldad no conocía límites, al igual que los terriblanos, por lo que no tardaron en congeniar.
Avatar de Usuario
Coegho
Ciudadano
Ciudadano
 
Mensajes: 334
Registrado: 14 Dic 2008, 22:29
Género: Hombre

Re: Terriblanos, los matones ciegos

Notapor Coegho » 03 May 2009, 22:31

El gran viaje

Tras varios cientos de años, los terriblanos vivían en planetas cercanos a los planetas Grox. Tras comprender su maldad interna, todos los habitantes de la galaxia rompieron sus alianzas con los matones cegatos. Durante años se dedicaron a sembrar el caos por la galaxia, hasta que consiguieron mejorar lo suficiente los motores de sus naves como para llegar a una zona aún inexplorada: el núcleo de la galaxia.

La flota que alcanzó el núcleo estaba compuesto por decenas de naves. Curiosamente, los Grox no miraban con buenos ojos que se acercasen al núcleo, sin embargo debido a su profunda alianza no se opusieron. Cuando llegaron, encontraron lo que parecía ser un agujero negro.

-Bueno, capitán, eso parece ser el núcleo. Deberíamos irnos, parece muy peligroso.
-Pamplinas. Somos terriblanos, no conocemos el miedo. ¡Vamos! Entremos en ese agujero y no miremos atrás. Quizás suframos una muerte horrible y dolorosa, cierto, pero ¡eso no nos detendrá! Como la especie más poderosa de esta galaxia, ¡nada puede con nosotros!

Tras este breve discurso, las naves entraron en el núcleo. De pronto, todo empezó a ir muy rápido; se vieron absorbidos por una potente corriente, y tan solo percibían sonidos indeterminados a su alrededor. Gracias a unos dispositivos de visión que obtuvieron de otra especie ciega, percibieron vagamente lo que parecían ser colores cambiantes y borrosos. Incluso les pareció ver algo similar a la nave que encontraron en su planeta tanto tiempo atrás...

Estaban a punto de llegar al final del camino y ver qué había en el punto (0,0) de la galaxia. Faltaba cada vez menos... De pronto, comenzaron a oír unos ruidos alarmantes. ¡El metal de las naves estaba cediendo! Las naves terriblanas (entre ellas el Terror Nocturno) se comprimían cada vez más. Cuando parecía que iban a explotar, un enorme destello de luz las cubrió por completo, y desaparecieron en el más absoluto misterio.

Esas naves nunca regresaron. Los terriblanos, al ver que no volvían sus colonos, no volvieron a enviar naves al centro de la galaxia. El imperio más grande y magnífico de toda la galaxia se vio sobrepasado al ver que había algo que no podían conseguir.
Avatar de Usuario
Coegho
Ciudadano
Ciudadano
 
Mensajes: 334
Registrado: 14 Dic 2008, 22:29
Género: Hombre

Re: Terriblanos, los matones ciegos

Notapor Uburian » 04 May 2009, 19:47

Simplemente genial =D> =D> =D> , Muy buena historia Coegho :D
Imagen
Imagen
Avatar de Usuario
Uburian
Concejal
Concejal
 
Mensajes: 2445
Registrado: 11 Sep 2008, 17:57
Ubicación: Un puente entre el arte y la tecnología
Género: Hombre

Re: Terriblanos, los matones ciegos

Notapor antigrox v-2 » 09 May 2009, 13:41

esta muy bien, te doy la mejor puntuacion :D
antigrox v-2
Turista
Turista
 
Mensajes: 16
Registrado: 09 May 2009, 12:59
Género:


Volver a Historias de otros mundos

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

Comunidad Capital Sim (2003-2008) webmaster arroba capitalsim.net