Tú eliges Capital SimCity Capital Sims Capital Spore
Capital Spore

La Lanza de la Serpiente

Escribe la historia de tu especie, desde sus inicios hasta las aventuras galácticas.

Moderador: Equipo moderador [CSP]

La Lanza de la Serpiente

Notapor The Builder » 30 Sep 2013, 15:40

Imagen Vista de la Costa Sur de Dos Mares


Un gran alberegrio se levantaba hoy en la ciudad de Kaball.
Hoy se celebraba la fiesta de Kwan Dios de la Fertilidad y el Sumaya (una bebedia alcolica hecha con brutos de mango rosado y leche de amapola a la que se echa un poco de especia azul para conseguir efectos narcoticos). Los mas de cien mil invitados celebraban la fiesta ante el fuego matinal de los rayos del sol y de las piras sacrificiales donde quemaban Anfitud Vaca, Cerduzcos, Tigreros, Razors y Muzilla para después su frita carne ser comida por los alborotados ciudadanos de la poderosa ciudad estado. Minerales de Coronantes, plumas de Pith, patas de Crick Crick, agresivos Tigrosos, veloces Vesus y temibles Vuelmas (grandes aves de tres metros de altura con plumaje verde, cuatro alas y unas inmensas garras-patas que darían miedo a un Terrodaptilo) eran vendidos en los cientos de puestos de mercados de la ciudad. Mercaderes Iah-Shem (así se llamaba la raza gobernante de la ciudad)vendían esclavos ciclopes, xertimandoranos, gladiadores Krsillios (muy respetados y demandados por sus cuatro brazos y su habilidad con las cimitarras) escribas y guardianes Tallicos (una raza de homínidos con cuernos y piel espesa mas dura que el cuero) timoneles y remadores de las Tribus de las Olas (seres reptilineos de rostro homínido de color cian con manos garradas y escamas mas duras que el cobre) golems inactivos Bo-Kota sacados de antiguas ruinas Oogs (ya extintos hace mucho) y sensuales mujeres Surias de Sukama de cuerpos rosados, tronco esbelto, pechos generosos y cabellos negros y rojos que flotaban tras ellas, arrastrados por la apestosa brisa del mercado. Vinieron también a la fiesta mercenarios de Cozzan con sus largas barbas pintada de purpura y sus rostros homínidos, ladrones de Shambala donde el robo es considerado un arte y la muerte el definitivo, Marineros de las Tribus de la Tormenta (iguales en todo aspecto a las Tribus de las Olas), La Bahía de las Moscas, Puerto de Oro, Puerto Especia, Santa Ayyrama, Tradan-Vok el Puerto de las Bestias, Mill donde moran los fantasmas y Jinetes del Viento de Crako-Bannack que venían montados en Chimeras, Laztanz, Vuelmas, Ostagodadrones (unos lagartos terrestres enormes parecidos a rinos solo que con crestas reptileneas, cascos craneales y enormes colmillos de tiburon) y Llamantas carnívoros para los siervos.
Todos se habían reunido de lugares tan lejanos (algunos de estos reinos estaban a mas de mil leguas de distancia) para venir a comerciar a la poderosa de Kaball Ciudad de los Dos Mares pues guardan las Costas del Mar del Marfil y El Mar de los Monstruos (por esto era debido que la ciudad fuera tan rica y poderosa).
Nada parecía poder estropear el ambiente festivo de la grandiosa ciudad....Nada
The Builder
Recien llegado
Recien llegado
 
Mensajes: 9
Registrado: 29 Sep 2013, 00:07
Género:

Re: La Lanza de la Serpiente

Notapor The Builder » 01 Oct 2013, 21:00

En medio de la celebración el enorme y corpulento Gran Sacerdote Tolomus Kall de los nativos Iah-Shem levito (gracias a su traje de inviolididad) hasta llegar al tejado del Templo de Rodaneor Señor de la Guerra y Dios Tercero en Kaball. Desde allí el obeso homínido de color purpureo-amarronado dio las gracias al Sol por su rayos y lanzo salmos de piel de Gorolon al brasero de hierro y bronce del Templo. Un humo blanco salió al quemarse el rojo cuero cuando las llamas blancas lo combustionaron. Desde allí el obeso Gran Sacerdote lanzaba con su bastón chorros de agua, algo que para los incrédulos y barbaros era magia no era mas que un troco barato para dramatizar la ceremonia. El Gran Sacerdote se mojo sus caros ropajes de hilo de plata acuática, oro verde y seda pura de Cuklaman. Siguió lanzando ososunas, bendiciones y aleluyas durante media hora para después desde arriba dedicarse a rezar mediante el vino de Talllak y el sumaya aderezado con especia azul. La gente olvido al clérigo y siguió con la fiesta que ocurria en tierra.

El Siervo se movió entre la multitud. Aunque estaban tan apretados los festejantes que poco se podía hacer para no manñarse de semen, vino, sumaya, sangre, vomito o mierda, El Siervo tenia su cuatro túnicas (roja,verde,marron y purpura) y su shahad de escamas negras impolutas como si jamás la suciedad las hubiera tocado. Aun así entre las ropas había una sustancia mas asquerosa que todas ellas juntas. La Sustancia del Mal. Siguió avanzando a través de la Via Peartorica con el objetivo de llegar al templo de Rodaneor.

El Esclavo iba detrás de El Oscuro. Con sus túnicas blancas, negras y plateadas parecía un sacerdote en vez de El Esclavo, pues El Oscuro tan solo llevaba su enorme shahad de color negro con ribetes de plata pobre. Pero eso demostraba la avaricia y la estupidez del pensamientos de los mortales. Por eso mismo el y El Esclavo se dirigían al templo de Ok Señor del Lujo y Cuarto Dios de la ciudad.

Maestro y El Que Sigue Los Pasos Invisibles se movieron entre la gente levitando a grandes alturas mediante una magia mas oscura que las de los Magos Prehistoricos. Como Dioses eran y como Dioes venían para demostrar lo patético que era adorar a aquellos que ya murieron. Por ello se dirigían al templo de Relontantanos Señor de la Muerte Y quinto Dios de la Ciudad.

El ultimo de ellos....no era físico. No era tangible. No era normal. No estaba vivo. Era nada y era todo. Era Alfa y Omega. El Pricipio y el Fin de esta Ciudad. Era El y era Ella. No tiene otro nombre. Era El´ o r´h `Ella.
Y venia a profanar al Gran Dios de Kallabah. No a Rosmero, no Skita Señor del Comercio y tampoco Tkredit Señor de la Suerte. Venia a profanar a su lánguido y baboso Dios.
La Ignorancia
The Builder
Recien llegado
Recien llegado
 
Mensajes: 9
Registrado: 29 Sep 2013, 00:07
Género:

Re: La Lanza de la Serpiente

Notapor The Builder » 05 Oct 2013, 09:25

Tolomus Kall de pronto sintió un escalofrió en todo su graso cuerpo. Lo atribuyo al agua con la que se había empapado y siguió bebiendo vino.

El Siervo tapado por la oscuridad consiguió abrirse paso entre la multitud y llego a los escalones del templo. Siguió andando y se dirigio a la entrada custodiada por dos guardias borrachos embutidos en armadura de escamas jade y otrzperla. Los guardias al verlo acercarse se pusieron lo firmes que pudieron en su actual estado de ebridiez. El bardudo de barba azul le grito.
-Eh compañero la fiesta esta hay abajo que haces aquí, no en la misa matinal. La baba y el sudor corria por la cara del guardia.
-Solo venia a traeros algo beber a nuestros voluntariosos guardas. Dijo el Siervo en la lengua de los nativos, mientras hacia aparecer por arte de magia una jarra de vino de Morado de Taltok.
-¿como lo has echo? Pregunto el otro guardia entre asustado y sorprendido.
-Es un secreto. Dijo de nuevo en la lengua nativa.
-Buen truco y secreto malakai, ahora descubramos tu secreto en nuestros estómagos. Borracho como estaba el barbudo no pensaba con claridez.
El barbudo le arrebato la jarra y se la bebio de un trago, tres segundos con una mueca escupio un poco de liquido sobrante. Se puso pálido y la cara se le abortargo al mismo tiempo que sus piernas flaqueaban y caia al suelo como un muñeco. Tuvo una convulsión y se quedo quieto.
-¿Que cojones.... Al guardia no le dio tiempo de decir nada mas y cayo con el cuello roto.
El Esclavo y el Oscuro llegaron al Palacio de Noer- Tallon-Kaball (que significa la Gran Casa de Kaball) y con un velo de invisibilidad y oscuridad pasaron entre los jaquelados guardias y alabarderos de la guardia sin que siquiera pudieran verlos. Pasaron sin tocar y sigilosos entre los cientos de nobles danzantes que bailaban en el patio y en los balcones con sus esposas y amantes. Entre lluvia de rosas, petunias, amapolas, flor cantante y campillas del diablo bailaban desnudos con perlas y piedras preciosas incrustadas en sus cuerpos mientras en los inmensos almiranetes y fuentes de clara agua cantaban una música alegre de trompetas, flautas, tambores, arpas, liras, clarinetes y manacas repletas de dientes que provenía del interior de las salas inferiores (donde ahora mismo los siervos nobiliarias celebraban la fiesta) a través de un curioso sistema de tuberías, mecanismos y gramolas.
El Esclavo y el Oscuro vieron los estandartes de sedas, telas, barba de molusco, lana, piel y de metal ondear en los inmensos zigurats y castillos que componía La Gran Casa de Kaball ( tenía de longitud seis kilómetros y cuatro de ancho las parcelas dominadas por La Gran Casa de Kaball) lo que aumentó su desprecio por tales epicúreos seres. Con rabia en sus corazones entraron en el palacio principal al que los nativos llamaban Der-Krisssoll. Dentro de este estaba El Cuarto Templo y El Cuarto Dios. Ok
Maestro Y El Que Sigue los Pasos Invisibles aterrizaron encima del tejado del Templo Quinto. Maestro empezó a musitar en un extraño lenguaje ya olvidado por la memoria del mundo, hablo en dialectos ya muertos y entono unas palabras y hechizos de magia tan oscura como la Prehistoria. El Que Sigue Los Pasos Invisibles empezó a mirar el suelo y como un perro le olia con el hocico y con sus patas el lo hacia con su nariz y manos. Tanteo unos segundos y su mano empezó a brillar con marcas rúnicas luminiscentes de color azul y blanco. Una extraña llama se alzo cuando puso las dos manos en la marca rúnica y el aire empezó a llenarse del olor a sulfuro, azufre, ozono y helio.
El´o r´h `Ella levito hasta llegar a la torre mas alta de la ciudad (La torre de Axum-Camorian) y aun en el aire dirigió su mirar hacia abajo.
-Pobres, pobres desgraciados felices de la vida, sois muy hermosos, soys muy alegres pero estais perdidos en la Oscuridad pues ella ya os reclamo ante de que nacierais pequeños, como hormigas sois ante vista de ahora pero se lo grande y patéticamente avariciosos que sois, como hormigas que no enfrentan a ninguna colonia y viven dulcemente antes de que llegue las tijeretas y las termitas para abrirlas en canal y devorar sus pequeños cerebros. Hoy os hare libres de tal ignorancia. Hoy os la dare la vida real. Hoy sufriréis el Dolor y la Urticante Verdad. Hoy ardera los sueños del mundo.
Medio minuto después ya estaba posado en la Torre como un cuervo de mal agüero. Extendio sus brazos en el aire y empezó a entonar un horrible cantico que parecían las contraciones de la Madre Naturaleza. El cielo empezó a oscurecerse, a volverse negro. A volverse Real.
The Builder
Recien llegado
Recien llegado
 
Mensajes: 9
Registrado: 29 Sep 2013, 00:07
Género:


Volver a Historias de otros mundos

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados

Comunidad Capital Sim (2003-2008) webmaster arroba capitalsim.net