Tú eliges Capital SimCity Capital Sims Capital Spore
Capital Sims

Unos Ojos marrones: Capítulo 21 (en blog)

Crea la historia de tus sims en las ciudades de Los Sims 3.

Moderador: Equipo moderador [CS]

Unos Ojos marrones: Capítulo 05

Notapor Marsar » 14 Nov 2013, 17:20

¡Uy, cuántos comentarios! ¡Qué ilusión! :D

[quote="americakin21"]Me encantan las Historias como estas, espero por mas capitulos, Andrew es muy lindo y me gusta la personalidad de Claire, pero ¿que oculta?
Saludos!!!


Aww, gracias :D , a mí Andrew también me parece muy atractivo, pero es obvio que lo hice a mi gusto, claro :lol:. La personalidad de Claire es compleja y confusa (a veces incluso para mí); ya se irá viendo poco a poco qué es lo que oculta.

[quote="PinkAbril23"]Hola Marsar :D bueno, ya me leí algunos capítulos de tu historia en tu blog, y vaya que es una historia genial! =D> me declaro lectora de esta historia *o*
Claire es muy bonita, haría buena pareja con Andrew x3 y las hijas de Ethel son super monas!!!
Bueno, espero que subas mas capis aqui :D mientras vere si saco tiempo para leer en tu blog :) un saludo!


¡Gracias :D! La verdad es que hacen buena pareja, tengo algunas sesiones de fotos de los dos juntos, ya las pondré aquí cuando las acabe. Y las hijas de Ethel me tienen enamorada <3, y me lo paso muy bien preparando los capítulos en los que salen ellas.

[quote="fuerzacr03"]Ya había pasado antes por el blog y vi e releí los capítulos; como pude ver en el capítulo 3, los protagonistas se conocieron en persona y se vieron uno al otro como si fuera un amor a primera vista, y lo más atractivo de ella al Dr: sus ojos marrones. Probablemente el Dr. quedrá saber más de ella, un nuevo sentimiento está surgiendo.


Pues si, amor a primera vista, sobre todo para él. Se fija en los ojos, claro, el espejo del alma, ¿no? (además había que hacerle honor al título de la historia :wink:).


Muchas gracias a todos por leer y comentar. La verdad, no sabía si estaba actualizando muy deprisa o no, pero, ya que lo pedís... voy a subir el siguiente capi. Creo que no habrá problema si lo pongo íntegro (realmente no tiene ninguna escena explícita ni fuerte) pero advierto que toca un tema un poco inquietante que puede herir sensibilidades.


********************
Capítulo 05

Imagen

Claire llevaba un rato mirando esos tranquilizantes. ¿Realmente quería hacerlo? ¿Su decimoséptimo cumpleaños sería el último? Ni siquiera sabía cuántas necesitaría para... ¿Bastaría con tres veces su dosis habitual? Comenzó a deambular por la habitación. Angustiada, desesperada. Un paso adelante, un paso atrás. Se sentía valiente un minuto, débil al siguiente.


Imagen

Se sintió tan mareada de pronto que tuvo que sentarse. Las manos le temblaban con violencia y se cubrió la cara con ellas. Desde aquel día apenas había probado bocado, o salido siquiera de la cama. Quizá su cuerpo estuviera en terribles condiciones, pero al menos mantenía la mente despejada, o eso se repetía a si misma. Éste era el momento de decidirse. ¿Iba a acabar con todo o no?

Finalmente alargó la mano para coger la botella, pero solo cogió... aire.


Imagen

... solo cogió aire.


Imagen

La habitación daba vueltas. No podía abrir los ojos. No sabía dónde estaba. Le dolía todo el cuerpo y le costaba respirar. Una manta arrugada la tapaba, y sin embargo tenía frío.

Y entonces se acordó de todo.


Imagen

Ya completamente despierta, Claire se incorporó sobresaltada. Los detalles más insignificantes de la pesadilla se le agolpaban en la cabeza, y se llevó las manos a las sienes, en un intento de borrar esos dolorosos recuerdos. Llevaba sufriendo esos horribles sueños durante cuatro días seguidos. Seguro que era su castigo por haber huído de Inglaterra. ¿Y si eran una señal para que volviera a su antigua vida para cumplir con las obligaciones que se esperaban de ella?


Imagen

Aquellos recuerdos le helaban la sangre. No quería volver. Había trabajado muy duro los tres últimos años para poder llegar aquí, y no estaba dispuesta a rendirse aún; iba a aferrarse a lo que había conseguido tanto como le fuera posible. Se hizo un ovillo, en un intento de calmar sus nervios; tenía que ser fuerte, porque sabía que nunca tendría a nadie que la consolara en momentos como éste.


********************

Imagen

Hoy Claire se sentía un poco más relajada. La mente parecía haberle dado un respiro, y había dormido mejor la noche anterior. Pero no olvidaba lo que había detrás de esas pesadillas.


Imagen

Había sido por aquella primera paciente, la Srta. Connor; fue una desgracia que presentara precisamente aquellas heridas, las únicas que podían hacerle perder la concentración. Estaba muy familiarizada con ellas, y más allá de los animales de granja, sabía de algunas otras cosas que podían provocarlas. Y aún cuando había seguido al pie de la letra las instrucciones del Dr. Stuart sobre cómo desinfectar la piel en esos casos, realmente no las hubiera necesitado.


Imagen

Se obligó a volver al presente, y le llamó la atención una pareja que jugaba al ajedrez en el parque. Parecían estar muy concentrados en el juego, pero lo estaban incluso más en lanzarse miradas. Claire supuso que estaban enamorados, aunque no estaba segura de si los envidiaba o no.


Imagen

Cuando Claire llegó a casa del Dr. Stuart, se puso el uniforme, y se dirigió al despacho; él estaba tras el escritorio leyendo el periódico, como solía hacer antes de abrir la consulta. Pero al verla entrar, dejó lo que estaba haciendo, y la miró sonriente.

-¡Buenos días, Sra. Parker!- ¿Por qué tenía que mirarla tan intensamente siempre? O, ¿por qué su sonrisa le hacía parecer tan atractivo? Eso le ponía muy nerviosa.

-Buenos días, doctor.

-¿Puedo hablarle un momento?- ¿Se lo estaba imaginando, o le había mirado a los labios antes de adoptar su tono profesional? -¿Le importaría si la dejo sola un rato? Será por poco tiempo, solo mientras realizo unos recados.- Claire asintió insegura. -No se preocupe, va a hacerlo bien, estoy convencido de que recordará todo lo que le he ido enseñando. Si es algo que sepa tratar, hágalo sin reparos; si no, pídales simplemente que me esperen.- El doctor sonrío ampliamente, y Claire se sintió a la par aprensiva y halagada.

-Haré lo que pueda- contestó ella, esbozando una sonrisa.


Imagen

Apenas habían pasado diez minutos cuando un joven (seguramente menor de edad) entró en la consulta. Casi no podía caminar en línea recta o hablar sin trabarse. Era evidente que había bebido más de la cuenta; whisky, seguramente, por el olor que desprendía. Solo tenía unas pequeñas contusiones en la frente y la ceja, así que Claire pensó que podría manejarlo. Humedeció un paño en alcohol, y lo aplicó a las zonas afectadas. Y mientras hacía todo eso, se fijó en que él no dejaba de mirarla de un modo seductor e incluso lascivo.


Imagen

De hecho, no le cogió por sorpresa que, al terminar, la sujetara con demasiada familiaridad intentando acariciarla, y asegurara querer estar enfermo para que la tratara una enfermera tan guapa. Claire sabía que no debía resistirse, y le dejó hacer.


Imagen

En aquel momento, entró el Dr. Stuart, enfadado como Claire nunca lo había visto. Pero lo que más le sorprendió fue que su furia no iba dirigida a ella.

-¿Qué cree que está haciendo?- le gritó al hombre al que ella acababa de atender. -¿Cree que éstas son formas de tratar a la joven que acaba de curarle de lo que le haya ocurrido por su mal comportamiento? Deje de molestarla y márchese. ¡No proporcionamos ese tipo de servicio aquí!

Con ese insignificante aunque desagradable incidente, Claire se dio cuenta de que apenas sabía nada sobre los hombres. O más bien, que solo conocía una clase de hombres. Y el Dr. Stuart acababa de demostrar que no era de aquella clase. ¡La había defendido!


Imagen

El joven se marchó enseguida, y cuando Andrew se acercó a Claire, ésta seguía pensando en lo que acababa de suceder. ¡La había defendido! ¡A ella! ¡Ningún hombre lo había hecho antes!

-Sra. Parker, ¿se encuentra bien?- le sujetó suavemente el brazo. -¿Claire?

-¡Lo... lo siento!


********************
Avatar de Usuario
Marsar
De alquiler
De alquiler
 
Mensajes: 90
Registrado: 08 Oct 2013, 00:14
Género: Mujer
Arriba

Re: Unos Ojos marrones: Capítulo 05 (14-11-13)

Notapor Didisim » 14 Nov 2013, 22:14

¡Hola Marta! :D
Bueno, me paso por aquí a comentar que he estado muy liada últimamente y no había entrado por aquí :roll:
Me alegro que te animaras a publicar tu historia en el foro, yo que voy adelantada, me gusta mucho :mrgreen:
Y me acabo de dar cuenta de que has subido nuevo capi, ¡así que a leerlo! :P
¡Saludos guapa! :wink:
Avatar de Usuario
Didisim
Empresario
Empresario
 
Mensajes: 756
Registrado: 11 Jun 2012, 20:18
Ubicación: En el muro. ♦³
Género: Mujer

Re: Unos Ojos marrones: Capítulo 05 (14-11-13)

Notapor _Milk_ » 19 Nov 2013, 05:53

buenas! paso a comentar ya que me llamó mucho la atención tu historia, tenía ganas de leer una con un tinte más serio y las imágenes están muy bien trabajadas oWo
en realidad aún no he comenzado a leerla porque mi módem de internet está fallando -.-"" pero con el prólogo ya me he enganchado bastante :D
en fin, promete mucho así espero poder leerla pronto >w<

saludos <3
Avatar de Usuario
_Milk_
Ciudadano
Ciudadano
 
Mensajes: 392
Registrado: 18 Dic 2011, 04:18
Género:

Unos Ojos marrones: Capítulo 06

Notapor Marsar » 19 Nov 2013, 13:08

[quote="Didisim"]¡Hola Marta! :D
Bueno, me paso por aquí a comentar que he estado muy liada últimamente y no había entrado por aquí :roll:
Me alegro que te animaras a publicar tu historia en el foro, yo que voy adelantada, me gusta mucho :mrgreen:
Y me acabo de dar cuenta de que has subido nuevo capi, ¡así que a leerlo! :P
¡Saludos guapa! :wink:

No te preocupes mujer, los estudios son lo primero :D. Si, jeje, tú vas muy adelantada :wink: :mrgreen:. ¡Gracias por pasarte!

[quote="_Milk_"]buenas! paso a comentar ya que me llamó mucho la atención tu historia, tenía ganas de leer una con un tinte más serio y las imágenes están muy bien trabajadas oWo
en realidad aún no he comenzado a leerla porque mi módem de internet está fallando -.-"" pero con el prólogo ya me he enganchado bastante :D
en fin, promete mucho así espero poder leerla pronto >w<

saludos <3

¡Hola! Gracias por tus palabras, desde luego esta historia tiene una temática un poco seria (por eso precisamente a veces me da un poco de "miedo" publicarla), y las imágenes casi me llevan más trabajo que escribir (pero eso es porque soy bastante mala editándolas LOL).

Uff, yo sé mucho sobre módems que fallan :evil: :roll:, así que no te preocupes por eso. Espero que te mejore la conexión pronto, y que te siga gustando la historia. Yo también me he leído varios capítulos de la tuya, y me estaba gustando mucho :D : no había comentado porque aún no me he leído todos :oops:.


Bueno, pues aprovecho para publicar el Capítulo 06. Éste es perfectamente apto :D.

********************

Capítulo 06

Imagen

Andrew sabía que no debía quedarse observando a Claire tan fijamente, casi espiándola, pero no podía evitarlo. Había pocos pacientes aquel día, así que pudieron hacer una pausa para comer más larga de lo habitual. El sol de mediodía le daba a Claire un aspecto favorecedor, mientras miraba abstraída al mar.


Imagen

Era tan hermosa, tan pura, que le era imposible apartar los ojos de ella. Casi se diría que estaba experimentando la vida por primera vez. Hubo entonces un momento en el que pareció percatarse de su presencia, y miró en su dirección, solo que tenía la mirada perdida en algún lugar recóndito de su mente.


Imagen

Desde aquel incidente con el borracho que la había molestado, parecía mostrarse algo menos reservada, y su aire distante se iba disipando poco a poco. Sin embargo, todavía había algo en ella que Andrew no podía comprender. Incluso ahora, relajada, la veía cambiar de expresión cada segundo, como si no pudiera decidirse por ninguna emoción en particular. Los ojos le temblaban incesantemente, y tenía los brazos cruzados en la cintura en un gesto protector. ¡Desde luego, era una mujer fascinante!


Imagen

Finalmente, se decidió a acompañarla frente a los arbustos que cubrían la entrada de su casa. Carraspeó al acercarse para que se percatara de su presencia. Ella se giró sobresaltada y le miró.

-Lo siento, no pretendía asustarla.- se disculpó.

-No es nada. Estaba distraída, supongo.


Imagen

-Ha hecho usted un largo viaje.- Andrew señaló al mar. -¿Echa de menos su casa?

-No. No he dejado atrás nada que eche de menos.- No era ésa la respuesta que Andrew esperaba. -Bueno, excepto Eliza, claro.

-¿Eliza?

Claire sonrío tristemente. -Si. No llegué a conocer a mi madre, murió cuando yo nací. Eliza es lo más parecido que he tenido. Ha sido mi amiga, mi consejera, mi confidente...- Sus miradas se cruzaron, y Andrew pudo ver en sus ojos un brillo extraño. -Lo cierto es que era mi doncella. Ha estado conmigo toda la vida, incluso después de... que me casara.

-¿Así que no tiene usted familia?

Claire hizo una mueca, y los segundos que le llevó contestar se le clavaron a Andrew como un aguijón. -No.


Imagen

Andrew no podía soportar verla tan afectada, así que se le ocurrió cambiar de tema. Quería corresponder la sinceridad de Claire con algo de información sobre si mismo. -¿Ve ese faro a lo lejos?

Ella asintió. -Es muy bonito.

-Era mi sitio favorito cuando yo no era más que un muchacho. Iba allí siempre que quería estar solo; lo que ocurría cada vez que mi padre y yo discutíamos.- Soltó una risa.

-¿Y eso sucedía a menudo?- Lo que no sucedía a menudo era que Claire le hiciera una pregunta personal.

-De vez en cuando. Pero en general nos llevábamos bien.- Se tensó ligeramente. -También fui allí el día de su muerte. Me sentía triste, y agobiado por lo que me esperaba..., saber que a partir de entonces iba a ser responsable de una niña de diez años. Me imaginaba todo tipo de situaciones en las que podría fallarle... No me malinterprete, quiero a mi hermana, pero..., supongo que era muy joven entonces.

-Creo que lo hizo usted muy bien. Ethel le tenía en gran estima.


********************


Andrew se sintió más confiado tras aquella conversación, así que unos días más tarde aprovechó que Ethel le había dado la ocasión perfecta, y le pidió a Claire una cita.


Imagen

-Ya que los dos vamos a ir a la fiesta de Ethel de esta tarde, ¿le resultaría aceptable que camináramos juntos, Sra. Parker?- Le preguntó mientras hacían la limpieza diaria de material.


Imagen

Andrew pudo ver una expresión dubitativa y de sorpresa en su rostro, hasta tal punto que casi se estaba arrepintiendo de habérselo propuesto. Pero entonces Claire aceptó finalmente, con una tímida sonrisa asomándole a los labios.


********************

Imagen

La calidez propia de finales de Junio ya se sentía en el aire, así que la idea de salir fuera y caminar a casa de su hermana le resultaba atractiva. Sonriente, le ofreció su brazo a Claire, y cruzaron juntos la calle. Tras un rato en silencio, en el que Andrew se dedicó simplemente a disfrutar de la proximidad de Claire, ésta habló: -No sé cómo darle las gracias, Dr. Stuart.- Y parecía realmente agradecida.


Imagen

-¿Se refiere al borracho? En serio, no fue nada. Siempre he odiado a los hombres que no muestran respeto por las mujeres.- Andrew se detuvo para mirarla. -Sra. Parker, sé que no soy nadie para darle un consejo, pero... Por desgracia en este trabajo, hay que tratar con gente así de vez en cuando, y... una mujer hermosa como usted puede tenerlo más difícil.- Y realmente era hermosa, pensó Andrew, especialmente aquel día, en que su pelo castaño resplandecía a la luz del atardecer. -No debería dejar que nadie la trate así.

-Nunca he sabido cómo tratar a esos hombres...- Debió de percibir la preocupación en su rostro, y sonrío levemente. -Pero no debe preocuparse por mí. No soy precisamente una solterona, y después de todo no me impresionan fácilmente esas conductas.- Andrew no estaba tan seguro de eso, pero decidió dejar el tema. Cuando ella habló de nuevo, tenía la mirada fija en el suelo, y su voz era apenas perceptible. -De todas maneras, yo... también quería agradecerle todo lo que ha hecho por mí desde que nos conocimos. Estuvo dispuesto a darme una oportunidad, y me ha enseñado muchas cosas que jamás pensé que llegaría a aprender.


Imagen

Sus palabras derritieron el corazón de Andrew a gran velocidad. -Soy yo el que debería estar agradecido. Me avergüenza confesar que al principio no estaba muy convencido, pero... nunca imaginé que su ayuda se volvería tan valiosa.- Por fortuna para él, al poco tiempo llegaron a casa de Ethel, pues estaba a punto de decir algo que, sin duda, la hubiera asustado.


Imagen

Ethel y su marido salieron a recibirles, y Andrew se adelantó para darle a su hermana un beso en la mejilla, mientras Jack, tan galante como siempre, se presentó haciendo una reverencia.


Imagen

Los otros dos invitados eran un compañero del banco en el que trabajaba Jack, a quién Andrew apenas conocía, y su esposa. Andrew se percató de que Claire se mostraba algo rígida durante la cena; ¿por qué se la veía tan insegura al tratar con los hombres? ¿Incluso con el bueno de Jack? Siempre había supuesto que las mujeres casadas de su posición sabían como tratar a los invitados, fueran éstos mujeres u hombres. Pero ella siempre bajaba la mirada, y su voz, cada vez que un hombre se dirigía a ella. Su comportamiento con aquel joven no había sido un caso aislado después de todo.


Imagen

Y cuando Claire se levantó de la silla para despedirse de los amigos de Jack, que tuvieron que marcharse temprano, pudo verla enrojecerse. Sin embargo, también se dio cuenta de que parecía relajarse cuando sus sobrinas estaban cerca de ella. Y fue justamente antes de que éstas se fueran a la cama cuando descubrió otra cosa interesante sobre ella.


Imagen

Claire le estaba susurrando algo a Becky mientras ésta le abrazaba el cuello, cuando Caroline se acercó desde atrás y le tiró de la falda. -Tía Claire,- Andrew estaba gratamente sorprendido con esta súbita familiaridad. -Madre nos ha dicho que tocabas muy bien el piano. Y yo... también estoy aprendiendo, y me gustaría mucho escucharte un rato.


Imagen

Todos se encaminaron a la salita que se encontraba junto al comedor, y se situaron alrededor del piano para oír tocar a Claire. Andrew no podía creer la emoción intensa que ella ponía en cada nota. Le brillaban los ojos, ya fuera de alegría o de tristeza: no lo tenía claro. Y con la música llenando el espacio pudo sentir cómo se expresaba de un modo que no lograba al hablar. Era una pieza intensa, interpretada con tal sutileza que resultaba imposible no emocionarse, así que la escuchó embelesado hasta el final.


Imagen

Más tarde, al preguntarle quién era el compositor, ella respondió simplemente Yo la escribí, y no dio ninguna otra explicación.


********************
Imagen
Unos Ojos marrones
Avatar de Usuario
Marsar
De alquiler
De alquiler
 
Mensajes: 90
Registrado: 08 Oct 2013, 00:14
Género: Mujer
Arriba

Unos Ojos marrones: Sesión de fotos

Notapor Marsar » 25 Nov 2013, 13:13

Perdón por el doble post. Hoy no traigo nueva actualización, pero quería compartir aquí también unas fotos que publiqué el otro día en mi blog. Por cierto, muchas gracias a todos los que habéis leído la historia y me habéis dejado comentarios o bien aquí o en el blog :D. Sé que me repito un poco, pero siempre me hace mucha ilusión recibir comentarios de la gente y saber sus opiniones :D.

Estas imágenes no son un spoiler ni nada (quiero decir, no aseguro que en la historia en si vaya a pasar esto :-A), si no más bien una especie de "universo alternativo", porque a veces (siempre :cry:) me entristece ver a Claire vestida de viuda, y tan apagada y solitaria, y tenía ganas de hacer algo ligero y simplemente romántico.

********************
Imagen

********************
Imagen

********************
Imagen

********************
Imagen

********************
Y por último la pequeña Becky os lanza un besito de agradecimiento a todos por vuestro apoyo.

Imagen
Avatar de Usuario
Marsar
De alquiler
De alquiler
 
Mensajes: 90
Registrado: 08 Oct 2013, 00:14
Género: Mujer

Re: Unos Ojos marrones: Sesión de fotos

Notapor Narawen » 27 Nov 2013, 10:37

Tal como te lo he dicho en tu blog, me reitero aquí. Me he bebido, más que leído, tu relato. Exquisito, interesante y arrollador. Felicidades.
ImagenImagen
Avatar de Usuario
Narawen
Celebridad
Celebridad
 
Mensajes: 1351
Registrado: 28 Mar 2013, 20:10
Ubicación: Sevilla, Andalucía España
Género: Mujer

Unos Ojos marrones: Capítulo 07

Notapor Marsar » 30 Nov 2013, 14:18

¡Wow, Narawen! :D Ya te comenté en el blog, pero... uff, me has hecho sonrojar otra vez :oops:, muchas gracias por tus palabras.

Bueno, voy a seguir actualizando por aquí, que ya estoy más cerca de ponerme al día (y de paso desvío un poco la atención del hecho de que aún no he publicado el Capítulo 14 :-A :wall:. Estará a principios de la semana que viene, lo prometo). Aviso que el Capítulo 07 trata un tema un poco delicado (sin contenido gráfico, solo un poquitín de sangre :roll:).


********************

Capítulo 07

Hoy iba a llover. A Claire siempre le dolían los brazos cuando llovía. Desde aquel día, hace casi nueve años.


Imagen

Durante toda la mañana, había sentido en los brazos aquellas punzadas que le eran tan familiares. Justo iba a peinarse cuando un dolor agudo en el hombro la hizo retorcerse.


Imagen

La cicatriz de su vientre era la que más le molestaba, lo que no resultaba extraño, pues los recuerdos la hacían más dolorosa. Se acordaba de todo perfectamente...


Imagen

Se acordaba de cómo le subió la fiebre de forma repentina, sin avisar, provocándole un insoportable dolor de cabeza...


Imagen

Se acordaba de aquel terrible momento en el que se dio cuenta de lo que le pasaba, y se acordaba de lo asustada que se sintió...


Imagen

Se acordaba del intenso dolor, acompañado por un ataque de náuseas...


Imagen

Se acordaba del mareo y de cómo fue perdiendo poco a poco el conocimiento...


Imagen

Se acordaba de toda la sangre que perdió, y de cómo no podía contener las lágrimas...


Imagen

Y se acordaba de cómo no salió de su habitación durante meses, pasando las horas en la cama, sin apenas comer, con un montón de sentimientos enfrentados...


********************

A pesar de todo, Claire no quería echar a perder el Domingo, así que terminó de peinarse y se maquilló un poco. Había muchos parques en la ciudad que quería explorar, y ni el dolor ni la lluvia iban a impedírselo. El aire tenía ese ambiente misterioso que suele preceder a la tormenta, y la tenue luz daba a las calles un aspecto melancólico que sedujo a Claire de inmediato, pues era más acorde con su personalidad reservada.


Imagen

Acababa de llegar al parque cuando se encontró con el Dr. Stuart, que por lo visto también había salido a pasear. Éste se dio cuenta enseguida de su presencia, y la saludó con la mano. Estaba tan atractivo como siempre, impecablemente vestido con un traje de tres piezas. Ya no había modo de evitarle, pero ¿hubiera querido hacerlo? Se alegraba sinceramente de verlo, pero al mismo tiempo se sentía incómoda en su compañía. No estaba acostumbrada a recibir este tipo de atención por parte de un hombre, y algunas veces incluso le resultaba molesta su amabilidad, pues no sabía qué esperaba él a cambio. Pero, por otro lado, siempre se había mostrado caballeroso con ella; quizá podía confíar en él, después de todo.


Imagen

Se acercó a ella, y se inclinó levemente. -¡Qué coincidencia, Sra. Parker! ¿Viene por aquí a menudo?

-No, es la primera vez que vengo.

-Entonces, mucho me temo que no ha escogido un buen día.- Dijo, y le echó un vistazo al cielo, que amenazaba tormenta. -Hay una bonita cafetería al otro lado de la calle, ¿me permitiría invitarla a una taza de té?

Claire presintió que probablemente aquello no era del todo buena idea, pero aceptó su invitación. Disfrutaba de su nuevo estilo de vida más de lo que hubiera imaginado, y por una vez, estaba decidida a experimentar todo lo que la vida pudiera ofrecerle, incluso algo tan insignificante como compartir una bebida caliente con un, podría decirse así, nuevo amigo.


Imagen

Tuvieron suerte de llegar a la cafetería antes de que arreciara, así que no había una verdadera necesidad de apresurarse. Sin embargo, Claire se dio cuenta de que se estaba sujetando al brazo del Dr. Stuart más de lo estrictamente imprescindible.


Imagen

El local, de aspecto íntimo, estaba decorado con buen gusto; los manteles eran de lino y había una moqueta en el suelo. Tomaron asiento en una mesa vacía y comenzaron a hablar mientras esperaban a que les atendieran.

-El otro día en casa de mi hermana tocó de maravilla. ¿De verdad compuso usted misma esa pieza?- El Dr. Stuart parecía querer halagarla con su pregunta.


Imagen

-Si.- Contestó, intentando parecer despreocupada. Si él supiera..., ni siquiera estaría aquí hablando con él de no haber sido por su limitada habilidad musical...


********************

Imagen

Claire no podía decir que se alegrara de la muerte de su padre, pero tampoco que le apenara. Había sido un padre ausente, y no era tan buena hija como para estimarle más que él a ella. Si hubiera nacido varón... quizá entonces él la hubiera querido más, o al menos un poco. Pero como mujer, no tenía voz sobre cómo vivir su vida; lo decidían todo por ella, y lo único que le dejaban hacer era aceptar con resignación cualquier cosa que le eligieran, incluso si ello la había condenado a una vida miserable.


Imagen

Tras el funeral, Claire fue a casa de su padre, ahora de su propiedad; al menos en teoría, pues sabía que las cosas no funcionarían así. Él no le había dicho nada (nunca lo hacía) pero estaba segura de que querría vender las propiedades tan pronto como fuera posible, no importaba que debiera ser una decisión de ella. Precisamente por eso había decidido rescatar todo lo que pudiera llevar consigo.

Le resultaba extraño volver a su antigua habitación. En una vida anterior, una chica muy distinta a la de ahora, había disfrutado con todos estos objetos, leído todos los libros de la estantería, y mirado a aquel cuadro con el unicornio para inventar todo tipo de cuentos de hadas con príncipes azules. Pero ya no había manera de encontrar a aquella muchacha ingenua y vital; escasamente recordaba lo que sentía aquella niña. En cualquier caso, no había venido aquí para rememorar el pasado. Tenía algo que hacer, así que comenzó a remover en los cajones de la cómoda. Pero lo que encontró fue algo que ella no había puesto.


Imagen

¿Por qué a su padre nunca se le había ocurrido entregarle aquellas cartas? Estaba convencida de que no había pensado que fueran lo bastante importantes como para enviárselas. ¿Tan insignificante era ella que ni siquiera se le permitía el pequeño placer de cartearse con una amiga? Todos esos años simplemente había supuesto que Ethel la había olvidado, y ahora descubría que, por el contrario, ésta le había escrito durante meses, sin importarle no recibir respuesta.

Semanas después de encontrar las cartas, Claire seguía pensando en ellas. Estaban llenas de chiquilladas, pero encontrarlas había significado mucho para ella. Había alguien que la apreciaba, o por lo menos a la persona que fue una vez. ¿Podía volver a ser aquella persona?, no hacía más que preguntarse.


Imagen

Un día, leyendo su revista de música favorita, un anuncio le llamó la atención. Pasó la página repetidas veces para leerlo en profundidad, mientras una idea comenzaba a tomar forma en su cabeza. Tan concentrada estaba que no escuchó a Eliza llamar a la puerta antes de entrar en la habitación.


Imagen

-Srta. Claire...- dijo con suavidad la anciana doncella. A Claire se le dibujaba una sonrisa cada vez que se dirigía a ella como cuando era una niña. -¿Querrá que la ayude a vestirse para la cena? ¿O prefiere que vuelva más tarde?

-Eso puede esperar, tengo algo que decirte. Acabo de leer que va a abrirse una escuela de música, y van a celebrar un concurso de composición; buscan melodías sencillas que ayuden a los futuros estudiantes a aprender los fundamentos. Estoy pensando en inscribirme. No estoy segura de ganar..., pero quizá haya otros concursos...- iba perdiendo confianza conforme hablaba, pero entonces Eliza la animó cogiéndola con suavidad de la mano, un gesto que le resultaba familiar, puesto que las unía un lazo más íntimo del que cabría esperar entre una doncella y su señora.

-¡Oh, si, señorita, hágalo! Ésta es su oportunidad.- Ambas sonrieron.


Imagen

Comenzó aquella misma tarde, y durante los siguientes tres años participó en todos los concursos que pudo. Se sentaba al piano cada vez que estaba sola, y tocaba durante horas, con una pluma siempre en la mano, hasta que las melodías que le sonaban incesantemente en la cabeza quedaban escritas. Se preguntaba muchas veces si el esfuerzo merecía la pena, o si era mejor aceptar el destino y rendirse. Pero cuando tenía uno de esos momentos, recordaba, gracias a las cartas de Ethel, que al menos había alguien que le había querido lo suficiente para desear que fuera feliz.


Imagen

Conforme pasaba el tiempo, mejoraban sus habilidades, y con ellas, sus opciones de ganar. Generalmente los premios no eran gran cosa, pero su desesperación la volvió paciente, y todo lo que ganaba, aunque fuera una pequeña cantidad, iba a parar directamente a una cuenta bancaria, propiedad de una tal Claire Parker, en un banco canadiense que tenía una sucursal en Londres.


Imagen

La última parte del plan fue la más dura, y también la más peligrosa. Vender el piano de su madre era algo que debía hacer si no quería pasarse tres años más con el temor de ser descubierta. A Claire le consoló al menos saber que el comprador fuera un músico profesional que cuidaría del piano.

-Ha sido un placer hacer negocios con usted, señora, le prometo que lo trataré bien.

Todo lo demás ya estaba preparado. Solo tenía que cambiarse de ropa e irse antes de que nadie notara su ausencia.


********************

Imagen

La voz del Dr. Stuart trajo a Claire de vuelta al presente. -Parece que se maneja usted muy bien con los niños. Mis sobrinas la adoran.- ¿Le estaba haciendo otro cumplido? -¿No tiene hijos?, si me permite la pregunta. Seguro que será una madre excelente algún día.


Imagen

Claire se sintió palidecer, y se le secaron los labios. -No..., no tengo. Y no, no lo seré.

-No sea tan dura consigo misma. Seguro que será una buena madre. ¿O es que no tiene intención de volver a casarse? No debería renunciar a ello siendo tan joven.


Imagen

Justo entonces, llegó el camarero con su pedido, y Claire se puso a servir la bebida, en un intento fallido por tranquilizarse, y ganar algo de tiempo. Sabía que él esperaba una respuesta, pero no podía evitar que le temblaran las manos. -No hay ninguna posibilidad de que vuelva a casarme. No al menos hasta que...- Finalmente logró llenar la taza. -Aquí tiene su té.- Dijo ofreciéndosela.


Imagen

-¿Se encuentra bien, Sra. Parker? ¿He dicho algo inapropiado? Lo lamento mucho, no era mi intención traerle malos recuerdos.- Parecía preocupado de verdad, pero en ese momento probó el té, y Claire pudo ver cómo fruncía el ceño por algún motivo.


Imagen

-Puag, me temo que olvidé comentarle que siempre tomo el té con leche, pero sin azúcar.


Imagen

Era el fin. Si todavía le quedaba algo de color en las mejillas, éste desapareció por completo. Se preparó para lo peor, y de pronto el mantel se convirtió en algo terriblemente interesante en lo que fijarse, e intentó no mirarle. Entonces cayó en la cuenta de que tal vez eso no fuera lo mejor, y levantó la vista. Era posible que si se disculpaba, no sería tan duro con ella. -¡Oh, dios mío! Había olvidado lo torpe que puedo llegar a ser... Ni siquiera... se me ocurrió... preguntárselo. Lo..., lo siento mucho.- Tartamudeó. -Por favor, perdóneme. Deje que le pida otra taza.

-Por favor, no exagere. No es nada. Además, ha sido culpa mía, no suya.

Ésa era la última respuesta que esperaba, y se relajó un poco. -¿No... lo es?


Imagen

Él sonrió con dulzura como única respuesta.

********************
Avatar de Usuario
Marsar
De alquiler
De alquiler
 
Mensajes: 90
Registrado: 08 Oct 2013, 00:14
Género: Mujer

Re: Unos Ojos marrones: Capítulo 07 (30-11-13)

Notapor eliana » 30 Nov 2013, 17:03

:o :o :o WUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA ¡¡¡Que buenisima historia!!!! Muero leyendote... me transportas de inmediato a la situación... me estremeci totalmente... *corre al blog a leer lo que sigue* :mrgreen:
Imagen
Pasate por mi Reto Independencia: Familia Ornado y critica que me gusta :mrgreen:
O por mi reto más reciente Legacy: Familia Viharna
Tambien deberías visitar "Las dos caras de la monera"una historia entre foreros...
Avatar de Usuario
eliana
Ilustrado
Ilustrado
 
Mensajes: 4078
Registrado: 05 May 2009, 17:57
Ubicación: Uyuguay xD
Género: Mujer

Unos Ojos marrones: Capítulo 08 (04-12-13)

Notapor Marsar » 04 Dic 2013, 20:24

¡Ay, qué susto! :o :shock: *recupera la respiración al darse cuenta de que ese grito era algo bueno* :mrgreen:. Bueno, ya en serio, muchas gracias, me alegra saber que he logrado provocarte esas emociones :oops:...

Traigo nuevo capi, y a quién quiera saberlo, el 14 ya está publicado en el blog :-A. Ah, y otra cosita, que se me olvida siempre. Supongo que a estas alturas ya es obvio para muchos, pero por si acaso lo aclaro: la historia está escrita en inglés (así de "inconsciente" soy :wall: :oops:), y aunque ahora la he dejado a la par en los dos idiomas, la versión en inglés suele ir uno o dos capítulos por delante de la española. Así que si alguien se anima a leer en el idioma de Shakespeare (o es muy impaciente :lol:), será bienvenido también :D.

Y ahora, without further ado...

********************

Capítulo 08

Imagen

-¡Tío Andrew!- La puerta de la clínica se abrió de golpe, y la alegre Caroline entró corriendo hacia Andrew.

-¡Eh! ¡Mira a quién tenemos aquí!- Dijo sonriente, y se agachó para recibir a su sobrina con los brazos abiertos. Tras ella apareció Ethel llevando en brazos a Becky, que no parecía tan alegre.


Imagen

-¿Ocurre algo?- Le preguntó Andrew a su hermana, y su sonrisa se transformó en un gesto de preocupación al escuchar el llanto de Becky.

-Becky no tenía que subir allí, pero me siguió. No fue mi culpa si se cayó.- La que hablaba era de nuevo Caroline, pero la vitalidad de hacía un rato había desaparecido, y se puso roja. Andrew se rió para sus adentros, y supuso que la niña había hecho alguna travesura.


Imagen

Su madre la miró de reojo, y sonrió con ironía. -Pero se suponía que , Srta. Roberts, tenías que cuidar de ella. Eres la mayor y deberías dar buen ejemplo a tu hermana.- Ethel soltó entonces a Becky de sus brazos y se dirigió a Andrew. -Le dije a Jack que eran demasiado pequeñas para una casa-árbol, pero ya le conoces, estaba incluso más entusiasmado que las niñas, y les ayudó a construir una.- Puso los ojos en blanco, el gesto que siempre utilizaba para fingir desaprobación. -Se ha roto uno de los peldaños, y Becky se ha resbalado. Seguro que no es nada, pero...


Imagen

Andrew se acercó a su sobrina pequeña y le cogió la pierna con delicadeza para echarle un vistazo. -Veamos, ¿qué tenemos aquí? ¿Te duele mucho, cariño?- La pequeña sollozó y se encogió de hombros. ¿Dejarás que te cure el tío?- Ella dejó de llorar y asintió.


Imagen

Mientras la curaba, Becky no le quitó un ojo de encima, y Andrew se dio cuenta de cómo su rechazo inicial dio paso a la simple curiosidad, y se relajó. Casi todos los niños reaccionaban igual, lo que siempre hacía sonreír a Andrew. -¡Ya está! Has sido muy valiente.

Caroline también quería que le hicieran caso. -¿Tío..., no está la tía Claire?- Parecía decepcionada.


Imagen

-¿A qué viene esa cara? ¿Ya no te alegras de verme? ¿Solo a tu nueva "tía"?- A Andrew siempre le encantaba tomarle el pelo.

Rápidamente, ella se tapó la boca con las manos, intentando suprimir una risita. -También quería verte a ti, tío.

Ethel frunció el ceño y se unió a la conversación. -Pero, Caroline tiene razón. ¿Dónde está Claire, Andrew? Pensaba que estaría aquí.

Andrew recogió a Becky y se levantó. Mientras lo hacía, miró con seriedad a su hermana antes de contestarle -Hoy la he dejado salir antes, no se sentía muy bien. Me he ofrecido a examinarla pero no me ha dejado, no sé por qué. ¿Siempre ha sido tan tímida?

-¿Tímida? Yo no diría que fuera tímida. De hecho era bastante popular en el colegio. Pero ahora que lo mencionas, está muy cambiada. No es sino una sombra de lo que era. Ha debido de ser muy duro para ella perder a su marido, supongo. Quizás ésta sea su forma de sobrellevar el dolor.

-Su marido debió de ser muy afortunado, entonces, si alguien como ella le quería tanto...- No pretendía decirlo en voz alta, pero la mirada que le lanzó Ethel le hizo darse cuenta de que era demasiado tarde.


Imagen

-¡Vaya, vaya, Dr. Stuart! -Sonrió ampliamente. -¡Cualquiera diría que estás celoso! ¿He de pensar que Claire ha encontrado un lugar en tu corazón?

-¡Ethel!

-Si, ya sé, ya sé, no es asunto mío.- Ambos hermanos se miraron y sonrieron con complicidad.


Imagen

Andrew le ofreció asiento a Ethel para seguir más cómodamente con la conversación. Observó cómo su hermana examinaba detenidamente la habitación, abstraída. -Incluso tras todos estos años,- dijo finalmente, aún no me acostumbro a ver esta habitación sin mi antiguo papel de pared ni mis cosas. Este lugar me trae tantos recuerdos, la mayoría buenos.- Suspiró. -Claro que también estaba aquí el día que nuestro padre...


********************

Imagen

A Andrew le atormentaba lo que estaba a punto de hacer. No quería ser quien le diera la noticia a su desprevenida hermana. Escasamente podía mantener la compostura, y mucho menos hablar de lo que acababa de presenciar. Sabía que debería acostumbrarse a esas cosas si se convertía en médico, pero ver morir a su padre no era lo que había imaginado como primera lección.


Imagen

Respiró profundamente, abrió la puerta que daba a la habitación de la niña, y permaneció allí un rato, sin saber cómo sacar el tema. -¿Ethel?


Imagen

Al oír su voz, Ethel dejó lo que estaba haciendo y se levantó. -¿Si? ¿Qué pasa, Andrew?- Se miraron, y la sonrisa se borró de su rostro. -Es nuestro padre, ¿verdad? ¿Está...? ¿Está...?

-Lo siento, hermanita. Ya sabíamos que tarde o temprano... pasaría esto.

-Pero, ¿no podrías haberle curado? ¿No eres médico?- Andrew vio cómo a Ethel se le humedecían los ojos.

-Ethel, ya eres lo bastante mayor como para saber que los médicos no pueden curar todas las enfermedades. Además todavía no soy médico, acabo de empezar los estudios...


Imagen

Ethel aún intentaba reprimir el llanto cuando se derrumbó en el suelo, con una expresión de sufrimiento dibujada en la cara. Era obvio que pretendía hacerse la valiente, pero a él no le podía engañar. -¿Significa eso que no volveremos a verlo?

Poco podía hacer Andrew salvo estrecharla fuertemente entre sus brazos. Él también tenía los ojos húmedos. -No, mi niña, no volveremos a verlo. Pero siempre estará con nosotros si no olvidamos cuánto nos quiso.

Ethel asintió tímidamente. -¿Y qué va a ser de mí ahora? ¿Voy a ir a un orfanato?

-¿Pero qué dices, boba? No vas a ir a ningún sitio. Te quedarás aquí, como siempre, y yo te cuidaré.


Imagen

La muerte de su padre había coincidido con las primeras nieves. Sin embargo al día siguiente, cuando se celebró el funeral, se asomó un tímido sol en el horizonte que dio un respiro a los allí presentes. Durante toda la ceremonia Andrew intentó consolar a su afligida hermana lo mejor que pudo, pero él también lo estaba pasando mal; tenía suerte de que Olivia estuviera a su lado, pues su pelo resplandeciente y su hermoso rostro le hacía olvidar por un momento su pérdida.


Imagen

Una vez que acabó el funeral, todo lo que Andrew deseaba era estar a solas para pensar...; pensar en todo lo que se le venía encima, en todas las decisiones que debería tomar como cabeza de familia. Y además estaba Ethel... Con solo diecinueve años se iba a convertir en el tutor de su hermana de diez.


********************

Imagen

-Tuve la suerte de tenerte a mi lado. Eras mi héroe, ¿lo sabías?- Ethel le sonrió con calidez.


Imagen

-¿En serio?- Andrew se sintió halagado, pero no estaba muy convencido. -Buen, tengo la sensación de que no lo fui siempre.

-¡Oh, si! Te refieres a cuando me enviaste al extranjero, claro...


********************

Imagen

-Ethel, ¿puedo hablar contigo un momento?


Imagen

Ethel cerró el libro que estaba leyendo, y observó a Andrew sentarse junto a ella en la cama. -Ya sabes que nuestro padre siempre quiso darte la mejor educación posible. Así que..., bien..., he decidido enviarte un año a un internado en Inglaterra.


Imagen

-¿Cómo? ¿Tengo que irme tan lejos? ¡No quiero ir, no quiero! ¡Sé por qué haces esto! ¡Te quieres deshacer de mí para casarte con la Srta. Norton! ¡Y entonces tendrás tus propios niños y te olvidarás de mí!

Andrew se esperaba una rabieta así, por lo que ni se inmutó. -¡No dices más que tonterías! Esto no tiene nada que ver con Olivia. Cuando murió nuestro padre me hizo prometerle que cuidaría de ti como lo hubiera hecho él, y sé que tenía en mente enviarte al extranjero cuando tuvieras la edad suficiente.


Imagen

Ethel se levantó bruscamente de la cama, apretando los puños. -¡Pero no eres mi padre, así que no puedes obligarme! ¡No voy a ir a ninguna parte!

Ahora sí que estaba perdiendo la paciencia. Cómo si él hubiera elegido convertirse en su padre. -Ya sé que no lo soy. Pero por desgracia no hay nada que podamos hacer para remediarlo. ¡Soy tu tutor hasta que seas mayor de edad, y harás lo que yo te diga!


Imagen

-¡Te odio! ¡Te odio!- De ese modo, Ethel salió corriendo de la habitación, sin darle a Andrew ninguna oportunidad de acabar la conversación.


********************

Imagen

-Uf, te enfadaste tanto conmigo...- Andrew hizo una mueca al recordar aquello.

-Bueno, admito que era un poco testaruda, pero pensaba que querías deshacerte de mí, y me dolió.

-Yo mismo me lo estuve preguntando durante meses después de que te fueras la primera vez. Sinceramente pensaba que era lo mejor, pero...


Imagen

-Déjalo ya. Tomaste la decisión correcta, fue una experiencia estupenda para mí. ¿Y quién sabe? Quizá tú también saques algo bueno de ella...- Le guiñó el ojo. -¿Cómo si no hubieras conocido a Claire?


Imagen

-¡Ethel! ¿Otra vez?


********************

Imagen

-¡Andrew, Andrew!

-Vaya, pero ¿quién es esta adorable señorita y qué has hecho con mi hermanita?- Y tanto que había crecido, como le quedó bien claro cuando intentó lanzarla al aire. -¿Estás tan contenta por qué me echabas de menos, o solo por qué ya no estás en ese horrible lugar al que te he enviado?- Le preguntó con sorna.


Imagen

-¿Horrible? ¿Por qué iba a pensar que es horrible? Me he divertido muchísimo, y he aprendido a coser y a tocar el piano... Bueno, no se me da tan bien como a Claire, por supuesto. Oh, pero tú no sabes quién es Claire, qué tonta soy, aunque, bueno, creo que la mencioné en mis cartas. En cualquier caso, es una niña que conocí en mi primer día, estábamos de picnic, y prometimos que seríamos amigas para siempre, y es muy simpática y muy divertida.- Puede que se estuviera haciendo mayor, pero seguía tan charlatana como siempre, y por una vez, a Andrew ese rasgo le pareció adorable; era increíble cuánto había echado de menos aquella voz.


Imagen

-¿Podré volver al colegio el próximo curso, Andrew? Di que si, por favor. ¿Por favor?


Imagen

¿Cómo? Pero si había accedido a ir con la condición de que solo fuera por un curso. ¿Y ahora era ella la que le pedía volver allí? ¡Esta niña! Andrew sacudió la cabeza, incrédulo.


********************
Avatar de Usuario
Marsar
De alquiler
De alquiler
 
Mensajes: 90
Registrado: 08 Oct 2013, 00:14
Género: Mujer

Unos Ojos marrones: Capítulo 09

Notapor Marsar » 19 Dic 2013, 21:51

¡Hola! He estado desaparecida unos días, pero vuelvo con actualización nueva. Ésta va a ser un poco difícil, pero bueno, voy a editarla para "suavizarla" todo lo que pueda. Si queréis leer la versión íntegra (no apta para corazones sensibles, aviso), podéis seguir este enlace: Capítulo 09.

********************

Capítulo 09

Tras un par de días de lluvias intermitentes, el sol brillaba de nuevo, así que Claire volvió a sentirse mejor. El dolor le había remitido, y por ese motivo aceptó encantada la invitación de Ethel de pasar la tarde con ella.


Imagen

La doncella le mostró el camino a la parte trasera de la casa de Ethel, y tras dar unos pasos, Claire se encontró delante de un jardín muy bien cuidado rodeado por arbustos llenos de flores en tonos rojos. Le hubiera gustado recrearse en el paisaje un poco más de tiempo, pero enseguida la saludaron las niñas dando gritos de alegría al verla. Caroline estaba en una barco pirata imaginario con forma de casa-árbol, mientras Becky se conformaba con corretear de un lado a otro alrededor del tronco, tan rápido como le permitían sus piernecitas.


Imagen

-¡Ven, tía Claire!- Caroline le dijo con alegría, cogiéndole de la mano. Y Becky estaba muy ocupada jugando al escondite tras su pierna. -Vamos a enseñarte nuestro laberinto.- Las dos tiraban de ella con tanta fuerza que a punto estuvo de perder el equilibrio, pero entonces apareció su madre aproximándose desde el otro lado del jardín, obviamente alertada por el ruido que hacían las niñas.

-¡Chicas! ¡Tranquilas!- Ethel las reprendió, mientras sonreía a Claire. -¿Qué tal si os adelantáis y yo le enseño a Claire el laberinto?- Caroline asintió y se llevó a su hermana camino abajo.

-Bueno, Claire,- continuó Ethel. -Espero que mis hijas no te hayan molestado mucho. Perdona por cómo te he recibido.- Dijo mientras se ajustaba la ropa algo sucia y con barro. -A veces pierdo la noción del tiempo cuando cuido del jardín.

-Es precioso.- Suspiró Claire.


Imagen

-¿Entonces te apetece un paseo?

-Por supuesto.- Le sentaba bien estar al aire libre, y realmente le apetecía hacer un poco de ejercicio. -¿Has hecho tú esto?- Le preguntó a Ethel, señalando a los setos que había delante de ellas.

-Pues si...- Ethel acompañó su respuesta de un movimiento con la mano invitando a Claire a comenzar el paseo. -La verdad, no es que pueda llamarse laberinto, pero a las niñas les encanta jugar aquí, y me gusta tenerlas cerca mientras cuido las plantas.


Imagen

-Ese espantapájaros que puedes ver a tu derecha...,- continuó Ethel al doblar la esquina.

-¡Es muy gracioso!- Interrumpió Claire, sonriendo.

-¿A que si? Pues me ayudó Caroline a vestirlo. Le ha cogido mucho cariño, e incluso se enfada siempre que un pájaro empieza a picotearle la ropa.

Ambas se rieron por la ocurrencia de la niña, pero justo entonces Claire se sintió algo débil y le cambió la expresión.[/justify]

[align=center]Imagen

Claire pudo notar la preocupación de su amiga, que cambió de tema rápidamente. -¿Estás bien? Lo siento mucho, había olvidado que... No debía haberte hecho caminar tanto.

-¿Olvidado qué?- Claire se sentía perdida. -Y no te preocupes, estoy... acostumbrada a estas molestias. Ya me siento mejor.

-Estuve con Andrew el otro día y me dijo que últimamente no te encontrabas muy bien.

Hubo una de esas pausas a las que Claire se estaba acostumbrando, que generalmente implicaban que Ethel tenía algo en mente.
-Claire, mi hermano se preocupa mucho por ti, ¿lo sabías?

-¿En serio?- No quería creer las insinuaciones de Ethel, y aún así le hacían sentirse feliz, no sabía muy bien por qué. Bajó la mirada intentando encontrar una respuesta mejor, pero no encontró ninguna.


Imagen

Por suerte, el marido de Ethel llegó del trabajo en aquel momento, por lo que Claire no tuvo que contestar. Todas fueron a su encuentro.


Imagen

Claire prefirió quedarse atrás, intentando no molestar, y al hacer eso se vio recompensada con una escena que jamás había presenciado, y mucho menos vivido. El marido de Ethel aupó a Caroline sobre su espalda al tiempo que Ethel le tomó la cabeza entre sus manos y le dio un beso; no fue más que un pequeño roce de labios, pero tan sentido que Claire pudo percibir el profundo afecto que tenían el uno por el otro.


Imagen

Claire no pudo evitar sentir celos ante esa familia que parecía tan feliz, incluso aún cuando sabía que Ethel se lo merecía más que ella.


Imagen

-Ya veo que hoy estás en buena compañía, mi vida.- Él le dijo a su mujer, mientras sonreía cálidamente a Claire.

-Sr. Roberts.- Le devolvió el saludo.

-Oh, por favor, llámeme Jack.- ¿Llamar a un hombre por su nombre de pila? ¿Debería hacerle caso? Tenía recelos, pero recordó en ese momento que nadie le echaría la bronca si lo hacía. Ya no, por lo menos.

-De acuerdo... hum, Jack.

-¡Estupendo! Espero que se quede a cenar.- Continuó. -No aceptaré un no por respuesta. Siempre es un placer comer en compañía de dos hermosas damas. Y ahora si me disculpa...- hizo una ligera reverencia antes de encaminarse hacia la casa.


Imagen

A Claire le resultaba difícil asimilar todo lo que acaba de ocurrir, y le llevó algo de tiempo reunir el valor necesario para hacerle una pregunta a Ethel. -Ethel,- dijo finalmente. -¿Tú y tu marido estáis... enamorados?

Ethel la miró como si ésa fuera la última pregunta que se esperaba, pero contestó igualmente. -Si, por supuesto. ¿Por qué si no me habría casado con él? ¿Por qué lo preguntas?- Arqueó una ceja. -¿Acaso no lo parecemos?

Claire oyó cómo Ethel soltaba una risita, e intentó no decir más tonterías. -Oh, no, al contrario. Fue tan... cariñoso contigo hace un momento...- enmudeció.


Imagen

-Es una de las cosas que más me gustan de él. Es tan atento, siempre me mira de un modo que me hace sentir muy especial. Desde el principio ha sido muy generoso y comprensivo. Incluso la primera vez que...,- se ruborizó un poco. -...que estuvimos juntos... íntimamente. Estaba tan nerviosa, y era tan inexperta... Pero él me hizo ver que no había nada de lo que preocuparse salvo dejar que nuestros sentimientos fluyeran. Pero ya sabes a lo que me refiero, ¿verdad?


Imagen

No, ¡definitivamente Claire no tenía ni idea de a qué se refería Ethel!

...


********************

Imagen

Claire estaba tan ensimismada en la carta que le estaba escribiendo a Ethel que no oyó cómo se abría la puerta.


Imagen

Tampoco le oyó acercarse a la cama. No fue hasta que él pronunció su nombre que se dio cuenta de su presencia. Le reconoció de inmediato, y se incorporó despacio, tratando de ocultar su sorpresa. Pero supuso que, como invitado de su padre, no querría hacerle ningún tipo de daño.

-¿Qué... qué es lo quiere, Sr. Richardson? ¿Puedo hacer algo para ayudarle?- Intentó mostrarse como una buena anfitriona, sonriendo educadamente y ofreciéndole ayuda. Pero el tiempo que le llevó responder la puso nerviosa; además estaba esa mirada penetrante que le lanzó al acercarse dónde estaba ella.

-Sí hay algo que puedes hacer por mí, y por favor, dejemos las formalidades. Ya no seré el Sr. Richardson para ti, llámame Geoffrey.- Había algo en esa voz que Claire no reconoció. No había oído a ningún hombre hablar en ese tono, como si se hubiera quedado sin respiración, solo que parecía estar bien.


Imagen

Justo después, el le cubrió la boca con la mano derecha, e hizo un gesto para que se callara con la izquierda. En ese momento fue cuando se le ocurrió a Claire que ningún hombre honorable, fuera invitado de su padre o no, pensaría en entrar jamás en el cuarto de una dama tan tarde. Ahora estaba aterrorizada y su cuerpo comenzó a temblar violentamente.

-Sssh, no querrás despertar a toda la casa, ¿verdad?- Susurró, y la respiración se le volvió más pesada, a la par que la de Claire se hacía más rápida. Ella intentó retroceder, pero no le respondían las piernas. Instintivamente sujetó la pluma con más fuerza.


Imagen

Cuando él intentó sujetarle la cara, su cuerpo reaccionó finalmente, y se revolvió contra el ataque que estaba sufriendo, pero eso solo empeoró las cosas, como Claire pronto descubrió al estar a punto de caer sobre la cama. Sin embargo, él ni se inmutó.

-Vas a ser mía, no tiene sentido que te resistas.- ¿Qué quería decir con eso? -Eres tan hermosa, tan joven... Una flor tan inocente y delicada...- Viniendo de sus labios esos cumplidos más bien parecían insultos.


Imagen

-Esto también puede gustarte a tí, ¿sabes? Solo tienes que hacer lo que yo te diga...- ¿Gustarle? ¿Quería decir...? Dio un grito ahogado de puro miedo, ya que las palabras no le salían de la boca. De cualquier manera, no importaba, puesto que su habitación se encontraba al fondo del ala oeste: nadie la oiría gritar. Le vino a la mente un pensamiento furtivo al ver que ya no tenía la pluma en la mano, sino que se había caído al suelo.


:-# :cry: :-# :cry: :-# :cry: :-# :cry:

Imagen

Cuando él hubo acabado un rato más tarde, y sin mediar palabra, se puso de nuevo los pantalones y se dispuso a marcharse. Claire se derrumbó en la cama, llorando desconsolada. Se sentía mareada. Le dolían los brazos, y le dolían las piernas. Y le dolía la cabeza, y tenía la mente en blanco. Su cuerpo ya no era suyo. Y se sentía sucia, humillada, despreciable.

Apenas sabía lo que había ocurrido, pero tenía el mal presentimiento de que su vida había cambiado para siempre.


********************


*resopla sonoramente y suspira* Ha sido difícil, pero bueno. Supongo que el resto se entiende perfectamente, y espero no haber ofendido a nadie en este capítulo :oops:. En fin, no quería acabar el post en este punto tan deprimente, así que...

Traigo un pequeño anticipo navideño, en espera del capítulo 15, que tendré listo en el blog para finales de esta semana o principios de la que viene. En inglés ya está subido :wink:.

*********************

Imagen

*********************

Imagen

*********************

Imagen

*********************

Imagen

*********************


Pues eso, ¡Feliz Navidad! y un besito para todos :D.
Avatar de Usuario
Marsar
De alquiler
De alquiler
 
Mensajes: 90
Registrado: 08 Oct 2013, 00:14
Género: Mujer

Re: Unos Ojos marrones: Cap 09 (editado)/Extra navideño

Notapor Didisim » 19 Dic 2013, 22:19

Ya lo dije en su momento, pero muy buen capitulo. Me encanta como lo narras,
aunque en este caso sean escenas fuertes. Por lo demás, me encantan las fotitos de navidad! :P
Sobretodo la primera, ais, que monos los dos :mrgreen:
¡Feliz Navidad Marta! :D
Avatar de Usuario
Didisim
Empresario
Empresario
 
Mensajes: 756
Registrado: 11 Jun 2012, 20:18
Ubicación: En el muro. ♦³
Género: Mujer

Re: Unos Ojos marrones: Cap 09 (editado)/Extra navideño

Notapor Narawen » 19 Dic 2013, 23:20

Feliz Navidad :-D preciosas las fotillos navideñas.
ImagenImagen
Avatar de Usuario
Narawen
Celebridad
Celebridad
 
Mensajes: 1351
Registrado: 28 Mar 2013, 20:10
Ubicación: Sevilla, Andalucía España
Género: Mujer

Unos Ojos marrones: Capítulo 10

Notapor Marsar » 24 Dic 2013, 16:56

Gracias a las dos por comentar, y me alegra que os hayan gustado las fotos, me divertí muchísimo preparándolas :D. Ah, Didi, también es ésa mi foto favorita de las cuatro :wink:.

********************

Capítulo 10

Imagen

Andrew escuchó a través de la puerta cerrada cómo Claire le indicaba a alguien que entrara. Suspiró profundamente, ya que hubiera deseado tener una jornada tranquila para poder terminar el artículo que estaba escribiendo para una revista médica. Esperaba no tener más pacientes hoy.


Imagen

Se levantó de su silla para ir al encuentro de Claire y la desconocida, las cuales se estaban aproximando ya al despacho.

-¿Qué puedo hacer por usted, señora...?- No llegó a acabar la frase, pues se quedó tan helado como si acabara de ver un fantasma. Los ojos le estaban jugando una mala pasada, seguro.


Imagen

-¿Señora? ¿Es así cómo vas a saludarme, Andrew?

-¿Olivia? ¿De verdad eres tú?- No había cambiado en absoluto, los años la habían tratado bien. Estaba tan resplandeciente como siempre, con su brillante pelo rojo y sus ojos azules, pero había algo en su apariencia, una especie de gélida dignidad, de la que Andrew no se había percatado antes.

-¿Qué haces aquí?- Preguntó con frialdad.

Ella dibujó una media sonrisa y le contestó. -Parece que me alegro más de verte que tú a mí.- Avanzó lentamente hacia él.

-¿Debería alegrarme tras todos estos años? - Notó cómo elevaba el tono de voz.

Y entonces se acordó. ¡Claire!


Imagen

Se encontraba todavía en la habitación, siguiendo con la mirada a Olivia y a él, obviamente sin entender lo que sucedía, y ahí estaba él, a punto de hacer el ridículo delante de ella. Se aclaró la garganta. -Hmm, Sra, Parker, ¿le importaría ir a la oficina de correos para ver si ha llegado la última remesa de medicinas?

Claire vaciló un instante, pero finalmente asintió, y salió de la habitación en un simple gesto, con su habitual y callada eficacia.


Imagen

-Vaya, vaya... no sabía que tuvieras una enfermera.- Replicó Olivia en un tono mucho más dulce del que a Andrew le hubiera gustado. -Es tan joven, y muy guapa, ¿no crees?

Recordaba muy bien ese tono de voz, quería provocarle. -No es asunto tuyo.- Fue la única respuesta que le dio. - Y no has contestado a mi pregunta.

-He viajado por el mundo con mi hermana y mi cuñado. Hemos ido a muchos sitios distintos, allí dónde su trabajo como diplomático nos ha llevado. He vuelto hace apenas unas semanas.- Suspiró mientras arqueaba una ceja. -Esta ciudad me recuerda tanto a ti que he estado pensando mucho en ti desde que llegué.

-¡Me abandonaste, por amor de Dios! ¿Y ahora vuelves después de tantos años y me dices que quieres volver a verme? ¿Que has estado pensando en mí?- Andrew estaba furioso.


********************

Imagen

Andrew observó a Olivia mientras ésta se acercaba al banco del parque dónde la estaba esperando. Nunca dejaba de admirarle lo hermoso que era su cuerpo al caminar; balanceaba los brazos con una gracia que estilizaba su cintura al ritmo de cada paso. La falda se mecía con la suave brisa, y esto hacía resaltar todavía más sus perfectas curvas.


Imagen

Se levantó de su asiento para besarla, pero ella no le dejó y dio un paso atrás. La miró con suspicacia por esta repentina frialdad, y se encontró con sus ojos azules que le miraban fijamente en una expresión difícil de interpretar. Ella habló a continuación.


Imagen

-No sé cómo decirte esto, pero... no creo que pueda ser la mujer de un médico.


Imagen

-¿Otra vez con éstas? Creía que este asunto ya estaba zanjado.- Se había cansado ya de esa vieja discusión. A pesar de lo mucho que la quería, no podía comprender por qué despreciaba tanto su trabajo.

-Pensaba sinceramente que te acabarías cansando. ¿Por qué sigues empeñado en esa profesión? ¿Por qué no hablás con mi padre? Ya sabes que está dispuesto a ofrecerte un buen puesto en su empresa...

El enfado de Andrew iba en aumento. -¿Y trabajar toda mi vida en un despacho a las órdenes de tu padre? ¿Es eso lo que quieres?

Ella no dijo nada. Andrew adivinó que había algo más.


Imagen

-¿Hay otro hombre? ¿Es por eso por lo que no quieres casarte conmigo?

Esta vez, Andrew interpretó su silencio como señal de que había algo de cierto en su sospecha. Tenía que saber la verdad. -¿Hay otro hombre?

Olivia se llevó una mano a la boca y volvió la cabeza, para evitar su mirada escrutadora. -No..., si... bueno, Mark le ha hecho saber a mi padre su intención de cortejarme.

Andrew no se lo podía creer. Estaba colérico. -¿Y tu padre ha accedido a eso sabiendo que estamos prometidos?

-Bueno, no exactamente, pero ya sabes que tiene pensado dejar el negocio en sus manos dentro de unos años, y...


Imagen

-¡Y tu boda con la mascotita de papá hará que todo el mundo esté contento, por lo visto!- Le soltó con amargura.

-Andrew, yo te quiero. No le he dicho que me casaría con él...- Si intentaba calmarle con sus palabras, estaba fallando estrepitosamente.

-Pero lo harás a no ser que yo ocupe su lugar en la empresa.- Andrew se encontró de nuevo con su silencio. -Olivia, sabes que no puedo hacerlo. Me encanta mi trabajo, y me gano bien la vida. Tengo una bonita casa a la que puedo llamar hogar, y algún día tendré mi propia clínica. Deberías respetarme por ello, ¡me he hecho a mí mismo! ¿Y sin embargo me dices que eso no es suficiente para ti? ¿Piensas que no puedo mantener a una esposa?


Imagen

-Ya sé que puedes, pero me temo que tú y yo queremos cosas diferentes de la vida. Si no renuncias a tu trabajo, me temo que hemos terminado.


********************

-Vamos, también pasamos muy buenos momentos. ¿Es que no los recuerdas?- La voz sugerente de Olivia le trajo de vuelta al presente.


Imagen

Sabía a qué se refería y en cierto modo estaba de acuerdo; habían sido en tiempos una pareja apasionada, pero comprendía ahora que aquello no había sido más que una atracción de juventud.


********************

Imagen

Hoy su piel era tan suave como siempre. Andrew no se cansaba nunca de esa sensación. Acariciar su delicioso cuerpo se había convertido en algo instintivo para él, y ya sabía los lugares en los que sus caricias la excitaban más. El cuello era uno de esos sitios, pensó mientras presionaba sus labios sobre ese punto sensible. Ella reaccionó como él esperaba, y Andrew sintió cómo el cuerpo de Olivia se tensaba y suspiraba con satisfacción. De todas formas, la sonrisa distraída que se le asomó inmediatamente después, le hizo pensar a Andrew que tenía la mente en otro sitio.


Imagen

Andrew tenía que hacer algo más para seducirla por completo, y hábilmente la giró y la sujetó por el trasero para besarla apasionadamente.


Imagen

Tras un rato de besos apasionados, posó a Olivia sobre la cama y se quitó los pantalones. Se puso encima de ella y comenzó a lamerle el cuello, mientras le desataba el corsé. Ahora sí estaba respondiendo con todo el cuerpo, como Andrew pudo comprobar por los suaves gemidos que se escapaban de sus labios, y por la creciente intensidad con la que se agarraba a él.


Imagen

Y entonces, de pronto, se oyó un ruido en la planta baja que les sobresaltó. Andrew se sintió molesto por la interrupción, pero no hizo caso, pensando que sería el viento que soplaba fuera. Pero tras una pausa, el ruido se oyó de nuevo, esta vez con más fuerza. Estaba claro que no era el viento, sonaba más bien como si alguien... si, ¡alguien estaba llamando a la puerta!


Imagen

Quién fuera que estaba a la puerta no tenía intención de irse, así que Andrew saltó de la cama y se volvió a poner los pantalones.

-¿Adónde vas?- Le preguntó Olivia en ese tono tan agudo que solo empleaba cuando no conseguía lo que quería.


Imagen

También ella se levantó. -No irás a dejarme así, ¿verdad?- Y acompañó su pregunta de un movimiento del brazo que sabía que la hacía irresistible. ¡Estupendo! Así que le había costado tremendamente romper el hielo unos minutos antes, ¿y ahora se quejaba?

-Podría ser algo urgente.- Andrew la miró enfadado antes de salir del dormitorio.


********************

Imagen

Justo cuando acababa de cerrar la puerta tras la inesperada vista, Andrew vio a Olivia bajar las escaleras con sigilo, asegurándose de que la puerta estuviera bien cerrada. Andrew sabía que ella nunca dejaría que nadie la viera salir del dormitorio de un hombre, incluso aunque éste fuera su prometido.

-¡Ha habido un accidente!- Él le informó.


Imagen

Ella ahogó un grito. -¡Que pena! ¿Qué ha pasado?

-Aún no lo sé. Rápido, ponte tu abrigo y vámonos, van a necesitar toda la ayuda posible.

-En serio, Andrew, seguro que no necesitan mi ayuda.- Se encogió de hombros, indiferente. -Y estoy segura de que tampoco te necesitarán a ti. Después de todo, ni siquiera eres médico todavía.

-¿Y qué importa eso? Soy lo más parecido que hay en todo el barrio.- Empezaba a perder la paciencia. -¿Vienes conmigo o no?


Imagen

-Creo que te esperaré aquí. Seguro que habrá sangre, y ya sabes que yo no la soporto. Y no puedo salir sin haberme peinado antes.

¿Hablaba en serio? A Andrew le preocupaba que la mujer a la que amaba dijera tales estupideces. Ya había tenido bastante por hoy. No había manera de razonar con ella cuando se ponía así. Apretó los labios para evitar una discusión y salió a la calle sin mirar atrás.


********************

-He cambiado, Andrew. Ya no soy esa esnob superficial que conociste una vez. He madurado.- Bajó la voz levemente. -No llegué a casarme con Mark, Andrew. De hecho, no me he casado.

-¿Ah, no?- Realmente le sorprendía escuchar eso.


Imagen

-No.- Replicó sin más, y avanzó un paso hacia él. Él no se movió. -No te haces una idea de cuántas veces me he arrepentido de haberte dejado. Mark no era rival para ti.

Andrew sintió como, al hablar, aquellos labios tentadores se acercaban a los suyos. Tenía que hacer algo para romper el hechizo. Pero, ¿quería hacerlo? Ella parecía sincera, quizá pudiera darle el beneficio de la duda, después de todo.

Siguió acercándose a él, hasta que ya no pudo avanzar más, y le apoyó las manos en el pecho. Él la sujetó instintivamente por los hombros, los labios de ella a unos centímetros de los suyos.


Imagen

Pero entonces, la puerta se abrió y entró Claire. ¡Oh, no! Andrew había olvidado por completo que iba a volver.


Imagen

Aquellos profundos ojos marrones que tanto le intrigaban tenían un brillo que Andrew nunca había visto en ellos. ¿Era vergüenza lo que veía en ellos? ¿Dolor? ¿Celos? Probablemente era una combinación de emociones asaltándole la mente, lo que se reflejaba en su expresión. Sin mediar palabra, Claire se dio la vuelta y se marchó tan rápidamente como había entrado. Y fue en ese momento cuando Andrew lo supo -justo en el momento en el que le había descubierto en los brazos de otra mujer- y de pronto se sintió el hombre más estúpido del mundo.

No querría nunca a ninguna otra mujer. A ninguna salvo a Claire.


Imagen

Bruscamente se libró del abrazo de Olivia y corrió hacia Claire. -Sra. Parker, ¡espere, por favor! ¡Claire!


********************


Y bueno, de nuevo... ¡Feliz Navidad!
Avatar de Usuario
Marsar
De alquiler
De alquiler
 
Mensajes: 90
Registrado: 08 Oct 2013, 00:14
Género: Mujer

Re: Unos Ojos marrones: Cap 10 ó 15 + audio navideño

Notapor Heka- » 14 Ene 2014, 23:42

y hasta aquí he llegado del tirón! :shock: :shock:
tu historia me tiene alucinada, me encanta la forma de narrar que tienes, tan detallada que hace que te metas de lleno en la historia.
La personalidad de los personajes también me a parecido súper conseguida ^-^
Pobre Claire, que chasco se ha llevado en este capítulo...
Besos!
Avatar de Usuario
Heka-
Recien llegado
Recien llegado
 
Mensajes: 9
Registrado: 10 Ene 2014, 16:26
Género:

Unos Ojos marrones: Capítulo 11

Notapor Marsar » 29 Ene 2014, 14:06

Heka, qué cosas tan bonitas me dices, muchas gracias :D. Y perdona que haya tardado tanto en contestar, ando en mil cosas últimamente y me había despistado un poco :oops:.

Bueno, traigo "nuevo" capi. Éste tiene algo de violencia, pero a estas alturas supongo que más o menos ya os hacéis una idea de lo que podéis encontraros...

Y para los que vais más adelantados, el Capítulo 16 está ya colgadito en el blog :wink:. Ya voy acortando distancias, ¡bien!

********************

Capítulo 11

Imagen

Claire había escuchado claramente cómo el Dr. Stuart la llamaba, pero no llegó a darse la vuelta. Apenas podía asimilar lo que acababa de presenciar, y mucho menos aguantar sus explicaciones. El corazón se le desbocaba, y se le había hecho un nudo en el estómago, pero no sabía muy bien por qué. Quería correr, gritar, que la dejaran en paz... No, no era cierto. Lo único que quería era que sus brazos la rodearan como a esa Srta. Norton. Pero no podía ser. Sencillamente, era imposible que ella deseara que un hombre -cualquiera- la tocara de esa forma tan íntima, o en absoluto.


Imagen

Por otro lado, él ya la había tocado: habían paseado juntos un par de veces, y en ambas ocasiones había aceptado ir cogida de su brazo. Y lejos de resultarle desagradable la proximidad de su cuerpo, en verdad le había gustado. No se había sentido intimidada.

Pero estaba convencida -o eso creía- de que no eran celos lo que sentía. Claire sabía muy bien cómo se comportaban las personas celosas, y no se reconocía ninguno de esos síntomas. La simple idea de comportarse de ese modo le repugnaba. Y sin embargo... Sin embargo, no podía negar que imaginarle abrazando a otra mujer le hacía sentirse triste, y enfadada, y vulnerable.


Imagen

Llegó a casa exhausta, y se marchó directamente a la cama sin desvestirse siquiera. No obstante, no le iba a resultar fácil descansar, y pronto se vio atrapada en una de esas pesadillas que la acechaban algunas noches. Celos, celos...


********************

Imagen

-Así que te has divertido en la fiesta, ¿no? Has disfrutado con todos esos hombres mirándote el escote, ¿verdad?- ¿El escote? Pero si había sido él mismo quién le eligió el vestido... -¿Quién es? ¡Contéstame, maldita sea!- La señaló con su dedo acusador.

-¿Quién es qué? Por favor, no sé...- Claire tragó saliva con dificultad -...a qué te refieres.

-Ni se te ocurra jugar conmigo. Sabes perfectamente de qué estoy hablando. ¿Quién es? ¿Quién es el padre? ¿Es ese bastardo que no hacía más que sonreírte durante toda la velada? ¿O es el que te invitó a bailar dos veces seguidas? ¡Siempre con esa sonrisita odiosa!

¿El padre? ¿Insinuaba que el bebé que llevaba en su vientre no era de él? Solo pensar en hacer eso con cualquier otro hombre la ponía enferma: como si no tuviera bastante con soportarle casi todas las noches en su habitación.


Imagen

Hubo un tiempo en el que ingenuamente pensaba que si dejaba de resistirse, él la trataría mejor, pero no fue así. Él siempre era brusco y violento, e incluso parecía molestarle su falta de voluntad; en otras ocasiones simplemente parecía que buscarle defectos le excitaba.

-El... padre... eres... tú.- Claire habló entrecortadamente, sin ser consciente todavía de las lágrimas que amenazaban con humedecerle la cara de forma humillante.

-No me mientas. ¿Pretendes que me crea eso después de ver cómo te has comportado toda la noche, como si fueras una furcia barata? ¿Por qué clase de tonto me has tomado?


Imagen

Hablaba con tono calmado, pero eso solo podía significar que su ira se manifestaría por otros medios, como Claire pudo comprobar enseguida cuando él le abofeteó la cara por primera vez. El súbito ardor en la mejilla la pilló desprevenida, lo que le hizo perder el equilibrio y golpearse ruidosamente contra la estantería que tenía detrás, pero ella se quedó quieta. Con los años había perfeccionado una técnica que le permitía evadirse de si misma cada vez que ocurría uno de estos ataques de furia inesperados. Todo lo que tenía que hacer era dejar que la mente vagara aleatoriamente, y de pronto desaparecerían el miedo y el dolor.


Imagen

Así fue cómo no sintió las punzadas en el estómago cuando él comenzó a golpearla con los puños. Así fue cómo no se retorció de dolor y se dejó caer al suelo incapaz de mantenerse en pie. Le estaba sucediendo a otra persona, así pues, ¿por qué iba a sentir nada en absoluto?


Imagen

Quizá esa mujer tendida en el suelo estaba a punto de perder la conciencia de puro dolor, pero no era ella, no era Claire. Claire estaba en otro sitio, tratando simplemente de recordar qué le había dicho la cocinera que había para cenar al día siguiente. Eso era lo único importante.

-¿Quién es el padre? No pienses que voy a cuidar del hijo de otro hombre, zorra.- Era tan persistente en sus acusaciones como lo era en golpearle el vientre.Quizá esa mujer tendida en el suelo estaba a punto de perder la conciencia de puro dolor, pero no era ella, no era Claire. Claire estaba en otro sitio, tratando simplemente de recordar qué le había dicho la cocinera que había para cenar al día siguiente. Eso era lo único importante.

-¿Quién es el padre? No pienses que voy a cuidar del hijo de otro hombre, zorra.- Era tan persistente en sus acusaciones como lo era en golpearle el vientre.


********************

Imagen

Andrew se paró en seco. Estaba seguro de que ella le había oído pero se negaba a hablar con él. De todos modos, ¿qué iba a decirle? ¿Que la amaba? Seguro que no era oportuno decirle eso. Apenas se conocían y era obvio que ella aún echaba de menos a su difunto marido. Podía adivinarlo por cómo, en ocasiones, miraba distraída al horizante; o por la rotunda negativa ante la idea de volver a casarse. Además, ¿cómo iba a confiar en él cuando acababa de verle a punto de besar a otra mujer? Olivia... También tenía que aclarar con ella algunas cosas. ¡Vaya lío había creado!


Imagen

Casualmente, justo en ese momento, salió Olivia de la consulta.

-Me parece que he llegado tarde.- Le escuchó decir detrás de él, con un tono tan apagado, impropio de ella, que Andrew no pudo más que girarse para verle la cara. Le sorprendió ver dibujada en sus labios una cálida y triste sonrisa.

Andrew suspiró profundamente antes de intentar siquiera responderle. -Olivia, yo... quisiera disculparme por mi comportamiento anterior. No tiene perdón, y es algo que no debe repetirse. De hecho, no se repetirá. Yo...


Imagen

-No, por favor, no hables más. Ya sé lo que intentas decirme.- Olivia no le dejó acabar e hizo un gesto con la mano. -Nunca me habías mirado del modo en el que acabas de mirar a esa chica. Supongo que no estábamos destinados a estar juntos.- No había en su voz ni rastro de aquella niña mimada de antaño. Había desaparecido toda su frialdad anterior, y lo único que quedaba era la dignidad de una mujer que sabe que ha perdido una batalla. Al menos podía decir eso a su favor.

Sin decir una palabra más, Olivia se dirigió hacia la puerta, dispuesta a marcharse.

-¿Olivia?- Andrew sintió la necesidad de decirle algo más. -Es cierto que has cambiado. Has madurado mucho, si me permites que te lo diga.

Cuando ella le contestó, su habitual sonrisa de superioridad le había vuelto a asomar a los labios. -Espero que lo recuerdes por si alguna vez te acabas cansando de esa ayudante tuya. Porque seguiré esperándote el día que eso suceda.- Y dicho esto, se marchó.


********************

Imagen

A Claire le daba vueltas la cabeza, y tenía un sabor amargo en la boca. Otra vez aquellas pesadillas. Pesadillas... Claro, que ella sabía que no lo eran, y eso las hacía más aterradoras. Se estremeció y se llevo una mano a la sien. Y fue entonces cuando se dio cuenta de la manga blanca que le cubría el brazo. ¡Todavía llevaba puesto el uniforme! Oh, y su yegua, pobrecita, ¡se la había olvidado en la casa del doctor!


********************

Imagen

Andrew parecía predestinado a no dormir aquella noche. No hacía mas que dar vueltas por su dormitorio, tratando en vano de sacarse de la cabeza la imagen recurrente del rostro angustiado de Claire. Sabía que le había hecho daño, y eso le mortificaba.


********************

Imagen

A Claire le incomodaba volver al trabajo al día siguiente, y la ola de calor de principios de Agosto no ayudaba. Si al menos pudiera llevar uno de esos vestidos de manga corta tan bonitos como los que solía llevar Ethel. No estaba preparada para volver a ver al Dr. Stuart. Había demasiadas cosas de las que no quería hablar con él. Ni siquiera sabía qué significaba esa tal Srta. Norton para él. ¿Una antigua novia, tal vez? ¿O quizás una nueva? En cualquier caso, no era asunto suyo, pero aún así no quería saberlo. Se paró delante de la puerta, y dudó un instante.


********************

Imagen

Para frustración de Andrew, el día amenazaba con ser insoportablemente caluroso, y eso suponía que la consulta se llenaría enseguida de gente afectada por el repentino calor. ¡Precisamente hoy! Fue a abrir el pestillo de la puerta, como hacía todas las mañanas antes de ir a su despacho a leer el periódico.


Imagen

Nada más girar el pomo de la puerta, se sobresaltó al encontrarse allí a Claire, ya que solía hacerlo antes de que ella llegara. ¿Era ella la que llegaba temprano, o se había retrasado él? En cualquier caso, nunca se había alegrado tanto de verla. -¡Sra. Parker!- Por mucho que lo intentara, no podía dejar de mirarla. -Sra. Parker... Hmm, con respecto a lo de ayer...

Ella evitó mirarle y se ruborizó. -No me debe ninguna explicación. Siento no haber llamado a la puerta antes...

-No, por favor, no se disculpe. No fue culpa suya.- Andrew sabía que debía medir muy bien sus palabras. -No es lo que piensa. Deje que le explique...- Pero en ese momento, se abrió la puerta y, como Andrew había previsto, apareció el primer paciente inesperado, dispuesto a que le examinaran. Cerró los ojos, frustrado.


********************

Pasaron algunos días, y todavía no habían aclarado las cosas entre ellos. Habían tenido una actividad tan frenética en la consulta que no habían podido descansar ni un momento y hablar con tranquilidad. Pero una tarde, cuando Claire se disponía a marcharse, Andrew decidió que ya había tenido bastante, no podía soportar por más tiempo esa situación tan incómoda. Tenían que hablar. -Sra, Parker, por favor. ¿Puedo hablar con usted un momento?


Imagen

Pudo ver cómo ella intentaba ignorar su pregunta y marcharse, igual que la otra tarde. Pero esto vez no se lo iba a permitir. Tenía que explicarle algunas cosas. Sin pensárselo dos veces, la sujetó del brazo y la giró hacia él. -Por favor, no se marche todavía.- Se lo explicaría todo... La expresión de sorpresa que se dibujó en la cara de Claire por el gesto brusco le distrajo. Se lo explicaría tod... Y esos labios eran tan tentadores. Se lo explic... Sin darse cuenta de lo que hacía, le sujetó la cara con las manos y la atrajo hacia él. Tenía que probar esos labios.


Imagen

********************
Avatar de Usuario
Marsar
De alquiler
De alquiler
 
Mensajes: 90
Registrado: 08 Oct 2013, 00:14
Género: Mujer

AnteriorSiguiente

Volver a Historias

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 1 invitado

Comunidad Capital Sim (2003-2008) webmaster arroba capitalsim.net